julio 31, 2014 7:33 pm
Tutoriales
Inicio » Análisis » [Análisis] Top Spin 4

[Análisis] Top Spin 4

Top Spin irrumpió en el mundo de los videojuegos hace unos cuantos años, en 2003, con su primera entrega que inicialmente apareció únicamente en Xbox. En 2004 y 2005 sacaron sus respectivas versiones para PC y PS2, siendo la de la consola de Sony bastante cutre. Yo no tuve la suerte de jugarlo (al de Xbox), pero muchos afirman que es el mejor de todos (al menos, eso decían antes de que saliera esta cuarta entrega). Al que sí le dediqué horas (muchas horas, sobre todo al online) fue a Top Spin 2 en su versión de Xbox 360. Luego vino Top Spin 3, que también lo compré, pero me decepcionó un poco ese cambio que sufrió en su jugabilidad y no terminó de engancharme (tampoco lo jugué mucho). Ahora, casi tres años más tarde, 2K Sports se ha decidido a sacar Top Spin 4. ¿Habrá merecido la pena tanta espera? Porque se dice pronto, pero tres años sin un simulador de tenis (no, Virtua Tennis no cuenta) para los seguidores de dicho deporte es muuucho tiempo, creedme. Así que nada, vayamos a comprobarlo. Que dé comienzo el partido.

Al igual que otros juegos de PS3, Top Spin 4 viene acompañado de una preciosa instalación obligatoria de “sólo” 4.817 MBs. Tras ella, nada más empezar, nos recomiendan pasar por la “Academia Top Spin” para enseñarnos cómo jugar, algo que no viene mal, pues aunque hayamos estando dándole caña a la demo que hay en la Store siempre aprenderemos nuevos golpes y movimientos con los tutoriales disponibles: “Clases básicas”, “Clases avanzadas”, “Clases atacante de fondo”, “Clases defensor de fondo” y “Clases de saque y volea”. Es recomendable, si no todos, por lo menos hacer los dos primeros, para saber bien cómo manejarnos dentro de la pista. Y es que Top Spin 4 no es sólo pulsar botones, no; es un simulador, y como tal requiere de mucha práctica. Hay dos tipos de golpes principales: “Golpe de control” y “Golpe potente”, de los que haremos uso casi a partes iguales, ya que con el primero conseguiremos devolver la pelota con buena colocación (pero sin mucha fuerza) y con el segundo realizaremos un golpe potente (pero sin mucha colocación). Habrá que pulsar los botones en el momento justo (“Equis”, “Cuadrado”, “Círculo” y “Triángulo”) mientras apuntamos con el stick izquierdo para golpear correctamente, pues si hay mala sincronización la pelota podría ir más lenta de lo normal o, incluso, salirse fuera de la pista. Y para los saques lo mismo, los hay colocados y potentes, siendo estos últimos los más arriesgados. Dicho todo esto, Top Spin 4 posee una jugabilidad casi perfecta, con lo que -a modo personal- os diría que estamos ante el mejor simulador de tenis de la historia. Durante los partidos nunca hay dos golpes iguales, y pueden realizarse de tantas formas como en la vida real. La emoción perdura en cada punto porque nunca sabes lo que puede pasar, y de nuestra habilidad dependerá mandar la pelota al lugar que queramos. En todas las horas que llevo echadas al juego, he hecho -y me han hecho- cada puntazo que ni Nadal en la vida real. Espectáculo puro. Podría hablaros del control durante un par de párrafos más, pero es el mismo de la demo, no hay nada nuevo; con la diferencia de que aquí podemos jugar partidazos completos y no un mísero tie-break a siete puntos.

En cuanto ya lo dominemos, toca adentrarse en el apasionante modo “Carrera”, la joya de Top Spin 4.

El modo “Carrera” es lo que más horas nos mantendrá enganchados (con permiso del online, que detallaré más adelante). En él, crearemos un jugador desde cero (masculino o femenino) en el completísimo editor. Éste no se limita únicamente a espectos físicos, sino también al estilo de juego y el comportamiento que queramos que tenga nuestro jugador. Cómo no, deberemos rellenar otros campos como el nombre, el apellido, la fecha de nacimiento, el país y la residencia. El aspecto físico de la cara puede personalizarse bastante, pues si no estamos satisfechos con las caras que vienen por defecto siempre podemos hacer uso del “Editor facial experto” y editar cada punto del jeto. Vamos, que si le dedicamos tiempo, igual llegamos a crearnos a nosotros mismos. Al menos lo que es la cara, porque en cortes de pelo andan un poco escasos. Además de lo dicho, no hay que olvidarse del vestuario, con camisetas, pantalones (o faldas si eres chica), calzado, calcetines, raquetas y muñequeras de marcas reales como Nike, Adidas, Fila, K-Swiss, Prince o Yonex.

Con nuestro tenista ya creado, es hora de convertirse en una leyenda en el modo “Carrera”. Pero antes de ello, el juego nos hace escoger el nivel de dificultad (hay cinco en total, desde “Muy fácil” a “Muy difícil”) y la duración de los partidos: cortos, normales o reales (“reales” es como en verdad, vaya, a tres o cinco sets y seis juegos, según el torneo que sea). Mientras que la dificultad se puede cambiar en cualquier momento en las opciones, la duración de los partidos no, así que hay que elegir bien lo que queremos. Lo suyo es ponerlo en “Muy difícil” y en “Tenis real”, pero allá cada uno.

Bien, ahora sí que sí: empieza el modo “Carrera”. Y lo haremos, obviamente, desde lo más bajo, siendo el número #80 del ranking mundial. Deberemos contratar a un entrenador (los hay de tres categorías: bronce, plata y oro, así que ya imaginaréis cuál toca primero), quien nos proporcionará bonificaciones siempre y cuando cumplamos los objeivos que nos propone durante los partidos. Cada entrenador tiene cuatro objetivos, y estos pueden ser de todo tipo: devolver tantos saques con buena sincronización, realizar tantos golpes planos, conseguir tantos golpes ganadores, jugar tantos puntos, rematar tantas bolas desde la red y un largo etcétera. Si los cumplimos (no tenemos que hacerlo en un solo partido, sino que se van acumulando), recibiremos más puntos de experiencia para los atributos y habilidades especiales que nos harán aún mejores. Los atributos se dividen en ocho distintos: “Drive”, “Revés”, “Saque”, “Volea”, “Potencia”, “Resistencia”, “Velocidad” y “Reflejos”. A diferencia que en Top Spin 2 (no recuerdo si en Top Spin 3 era igual, ya que -como dije antes- no lo jugué mucho) estos no pueden aumentarse individualmente, sino que para esta ocasión han implementado un nuevo sistema basado en tres estilos de juego: “Saque y volea”, “Juego de fondo ofensivo” y “Juego de fondo defensivo”. De nosotros dependerá si queremos que nuestro jugador sea una máquina en uno de los tres estilos o hacerlo equilibrado, pues subiendo uno u otro mejorarán atributos distintos. ¿Y cómo los subimos? Pues ganando experiencia en los partidos, en el entrenamiento, ganando torneos, etc. Cada vez que mejoremos uno de los tres estilos aumentaremos de nivel, y cada vez que aumentemos de nivel costará más experiencia subir al próximo. Y así hasta que lleguemos al 20, que es el nivel máximo que permite el juego.

El calendario del modo “Carrera” se divide en los doce meses del año. Cada mes se puede realizar un evento de preparación y un torneo, no más. Los eventos de preparación pueden ser un duelo de entrenamiento (aquí no hay minijuegos de esos raros; son partidos) o bien un evento especial (“Desafíos de patrocinio”, “Partidos de ensueño”, “Partidos de exhibición” y “Actividades extratenísticas”), y en ambos nos premian con experiencia o más seguidores para nuestro club de fans. Luego, están los torneos, y como apunté antes sólo se puede participar en uno cada mes. Al principio, al ser novatos, sólo podremos participar en torneos menores, pero a medida que vayamos ganando uno tras otro iremos aumentando nuestro estatus (“Novato”, “Nuevo talento”, “Joven valor”, “Profesional”, “Estrella”, “Superestrella” y “Leyenda”, en este orden), de tal forma que de un “Torneo menor” nos permitirán dejar participar en un “Torneo importante”, un “Torneo de Másters”, un “Torneo del Grand Slam” o un “Torneo especial”. A más importancia, evidentemente, más experiencia y fans ganaremos si nos proclamamos vencedores. En total, hay 36 torneos, entre los que se encuentran los cuatro grandes: Open Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open (en el caso de Wimbledon, no es oficial y en el juego se llama “Dublin Open”). También están los Masters 1000: Indian Wells, Miami (éste es muy reciente, disputado el pasado fin de semana y en el que Novak Djokovic ganó a Rafael Nadal en la final), Montecarlo, Madrid, Cincinnati, Shanghai, París… Como véis, por torneos no va a ser.

Y esto es, más o menos, lo que ofrece el modo “Carrera”, el cual es -al igual que la jugabilidad- casi tan real como la vida misma. No le falta de nada, y con él pasaremos horas y horas. Sin embargo, si hay otro modo de juego que le puede hacer sombra en Top Spin 4 ése es sin duda su online, ya que en cuanto nos aburramos de apalizar a la máquina (la IA es buena, pero tarde o temprano no dará para más) no nos quedará otra que empezar una “Gira mundial” o un “Open 2K”, que son los dos modos más importantes. Aparte de estos, también están los típicos partidos de exhibición, tanto individuales como dobles (una verdadera lástima que para jugar a dobles online los dos jugadores tengan que estar en la misma consola, no se puede de otra forma). Y bueno, luego offline también hay estos mismos partidos de exhibición y el modo “Rey de la pista” para jugar con hasta otros tres amigos (quien gane el partido sigue jugando y entra otro nuevo).

Volvamos a la “Gira mundial” y al “Open 2K”, que -repito- son modos exclusivamente online:

  • Gira mundial: En este modo de juego deberemos escoger a nuestro jugador creado y ser el número #1, como en la realidad. Es decir, para que os hagáis una idea mejor, es como el modo “Carrera” pero totalmente online.
  • Open 2K: En este modo de juego deberemos escoger a un tenista profesional (real, no uno creado) y jugar partidos contra otros jugadores que también llevarán otro tenista real. A medida que vayamos ganando partidos lograremos que nuestro tenista vaya obteniendo puntos para, así, convertirlo en el número #1 del mundo.

¿Qué más? Ah, sí, me falta hablar del apartado gráfico y sonoro. Bueno, en el tema visual, si habéis visto imágenes o vídeos salta a la vista que lo que más llama la atención es la recreación de los jugadores reales (Andre Agassi, Bjorn Borg, Roger Federer, Jim Courier, Rafael Nadal, Boris Becker, Serena Williams, Patrick Rafter, Michael Chang, Dinara Safina, Andy Murray, Novak Djokovic, Ana Ivanovic, Ivan Lendl, Pete Sampras, Andy Roddick, James Blake, Caroline Wozniacki, Nikolay Davydenko, Gilles Simon, Bernard Tomic, Eugenie Bouchard, Stanislas Wawrinka, Vera Zvonareva y Jelena Jankovic), con sus movimientos característicos. Todo se mueve de forma fluida y suave. Los estadios también están muy bien hechos, así como el público que los llena, pese a que hay gemelos por todas partes. En las pistas de tierras se quedan marcadas las huellas de las pisadas y de la pelota, aunque van borrándose automáticamente a medida que hay más (la pista se limpia después de cada set). No hay recogepelotas (los hay, pero no se menean) y el juez de silla está siempre inmóvil, aunque los que pitan las faltas sí mueven los brazos cuando es dentro o fuera. En cuanto al sonido, poco que comentar en un juego de tenis. Lo que más destaca es la reacción del público, con gritos de sorpresa, euforia o emoción según las jugadas que se estén llevando a cabo en la pista en cada momento. Por lo demás, está la voz del juez de silla, el sonido de la pelota al impactarla con la raqueta o al tocar el suelo o los gritos de los tenistas cuando hacen algún movimiento forzado. Todo es correcto. El repertorio de canciones de los menús no es muy amplio y no pasará a la historia, pero tampoco molesta y se dejan oir sin problemas.

Y eso es todo lo que os puedo decir de Top Spin 4. Si queréis un resumen del análisis (para quien no quiera leerse todo el tochaco anterior y pase directamente aquí), os diré que es el mejor simulador de tenis actual. Si tenéis alguna duda sobre cualquier cosa dejad un comentario y os la responderé encantado, que seguramente me haya olvidado de comentar alguna cosa.

Lo que sí te puede gustar de Top Spin 4 es:

  • Los modos “Carrera” y “Gira mundial” alargan la vida del juego hasta límites insospechados
  • Jugablemente es lo más real que existe en el género
  • Los partidos online son una delicia, no hay nada de lag

Lo que no te puede gustar de Top Spin 4 es:

  • Se echan en falta más tenistas reales (actuales, sobre todo)
  • Para jugar a dobles online, los dos jugadores han de estar en la misma consola
  • No hay Ojo de Halcón
  • Jugar con Move no resulta muy preciso
  • Las repeticiones son muy cortas (apenas cuatro intercambios)
  • Los recogepelotas y el juez de silla no se menean
  • Las secuencias de vídeo que hay entre jugada y jugada soy muy escasas y repetitivas

NOTA: 9

Veréis que hay más puntos negativos que positivos… Bueno, realmente no son puntos negativos graves, simplemente son aspectos que no estaría mal que incluyeran o mejoraran para Top Spin 5, porque en lo demás ya es casi perfecto.

Acerca de Reberant

Avatar de Reberant
Rodeado de consolas y ordenadores desde finales de los 80.

3 Comentarios

Deja un Comentario