septiembre 23, 2014 8:21 pm
Tutoriales
Inicio » Análisis » [Análisis] Swarm

[Análisis] Swarm

Hothead Games nos sorprende con un alocado juego de plataformas y de puzles con unos bichitos que no tienen miedo a la muerte. Y digo esto porque ellos son unos seres que viven en un mundo completamente peligroso y con peligros constantes, pero los pobres no son nada temerosos y se chocarán con la muerte varias veces.

Seguramente hayáis visto algo del juego y penséis que tiene una jugabilidad parecida a Lemmings o Pikmin, pero nada más lejos de la realidad. Esto es Swarm, ha llegado a la Playstation Network para hacernos reír con su peculiar sentido del humor y para que veamos lo lejos que pueden llegar un grupito de seres pequeñitos.

Durante todo el juego controlarás a un máximo de 50 criaturillas a la vez, expulsadas de las tripas de mamá,  pero debido al montón de peligros que acechan por los diferentes niveles del juego, el grupo se irá mermando poco a poco. La idea básica es pasarte el nivel recogiendo todas las hélices de ADN y todas las moléculas que encontraras por los suelos, para una vez terminado el nivel y ser tragado por mamá, entregárselos.

Una jugabilidad adictiva

Como ya he comentado más arriba, la mecánica del juego es simple, recorrer un nivel, evitando todos los peligros que haya, haciendo todos los puzles que veamos y recogiendo todos los objetos que veamos.

Nosotros controlaremos a 50 swarmites (así se llaman) a la vez, pudiendo hacer con ellos lo que queramos, especial atención a su capacidad de sacrificio, ya que no les importa nada morir para ayudar a sus compañeros. La tarea será mucho más fácil gracias a unos pequeños checkpoints y a la posibilidad de recuperar a todo el grupo de nuevo.

El control sobre tu grupo es bastante variado, por un lado podremos saltar o desplazarnos con ellos, pero también podemos cambiar su formación. Es decir, podemos apiñarlos para poder dar acelerones o romper todo lo que tengamos delante, podremos espaciarlos para recolectar todas las moléculas que veamos, podemos hacer una torre con ellos para llegar hasta las hélices de ADN más altas… Las posibilidades son muy variadas, y en utilizar lo correcto en cada situación es fundamental para desbloquear niveles superiores.

Porque no basta con terminar el nivel, necesitamos conseguir todas las hélices de ADN que veamos y éstas irán dando puntos que se sumarán a un multiplicador que hará que tengas que pasar el nivel lo más rápido posible para conseguir la mayor puntuación. Ya que si no consigues tener buenos puntos, el siguiente nivel no se desbloqueará y por lo tanto tendrás que repetirlo hasta que consigas el mínimo.

Toda esta hazaña se complica debido a todas las trampas que hay en los niveles. Seguramente mataras a todo tu grupo si das algún paso en falso y tendrás que aprenderte en ocasiones donde se sitúa cada peligro para no caer en el mismo sitio. Esto quizás sea una de las mayores pegas de Swarm y es que tendrás que repetir el nivel hasta la saciedad hasta que te aprendas donde están las trampas para poder esquivarlas.

Tal es la sensación de muerte que los propios desarrolladores han añadido varias medallas desbloqueables que se activarán cuando consigas matar a tu grupo de la manera más estúpida que pueda existir. Y esto pasará más veces de lo que crees.

Otro de los puntos negativos en esta aventura y que he comentado con anterioridad es la posibilidad de quedarte atascado en un nivel porque no consigues esa cantidad mínima de puntos, esto aumenta la dificultad del juego pero le añade cierta repetitividad que seguramente no le guste a todo el público. Aunque para los que le gusten habrá rankings globales con las mejores puntuaciones de los usuarios.

Apartado audiovisual

Swarm no es un juego que necesite un apartado audiovisual muy bueno, ya que su máxima diversión se basa en toda la jugabilidad explicada anteriormente.  Así que en este apartado no vemos una gran calidad gráfica, aunque cumple con lo que propone el juego.

Las animaciones, los diseños de los swarmites y de los personajes quedan muy bien encajados con la mecánica del juego, y en ningún momento pediremos una mejora en este nivel.

Al igual que el apartado sonoro, sin ser de lo mejor del juego, es lo suficiente para transmitirte una experiencia muy grata al jugador y que sepa los peligros que les acechan.

Pero como he empezado diciendo, lo bueno de este juego sin duda es su jugabilidad y aquí es donde encontramos todo lo que nos hará divertirnos en Swarm.

Conclusión

Swarm es un juego que te entretendrá, te hará disfrutar y lo más importante te hará reír con todas las locas muertes que puedes presenciar en el juego. Además no se hace nada corto puesto que el recorrido de los niveles y la repetición para conseguir los suficientes puntos para pasar de nivel, harán que te dure un buen tiempo. Aunque cómo la duración del juego depende de la habilidad de cada jugador para avanzar, es muy difícil decir cuántas horas dura.

Otro de los aspectos más destacables de Swarm es que posee una grata rejugabilidad para conseguir los mejores puntos en cada nivel. Un juego muy divertido y que es un soplo de originalidad y de frescura.

En cuanto a los puntos negativos, nos podemos quedar con la exigencia que tiene el juego y que te obliga a repetir los niveles una y otra vez hasta que le pillas la mecánica al juego. Resulta un poco exigente al principio.

Lo que te puede gustar de Swarm es:

-El diseño de los escenarios que te complica mucho la aventura.

-La originalidad y frescura del título.

-Ver como mueren todos los swarmites de formas muy variadas.

-Su jugabilidad perfectamente adaptada.

Lo que no te puede gustar de Swarm es:

-La exigencia de cada nivel obligándote a repetirlos hasta la saciedad.

NOTA: 8

La nota es algo subjetivo y a mi me ha gustado mucho, he estado dudando mucho tiempo entre ponerle un 7 o un 8, pero como me he quedado pensando cosas negativas para ponerle un 7 y no las he encontrado y en cambio encontraba millones de cosas positivas para darle un 8. Finalmente se quedó con el notable alto.

Acerca de kukiri

Profile photo of kukiri

Un comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un Comentario