abril 16, 2014 12:12 pm
Tutoriales
Inicio » Análisis » [Análisis] Dynasty Warriors 7

[Análisis] Dynasty Warriors 7

La franquicia por excelencia de Tecmo-Koei vuelve en su séptima entrega numerada para repetir una fórmula que sigue gustando mucho en territorio japonés y en general a todos sus fans.

El primer juego de la saga salió para PSX y desde entonces nos han llegado múltiples entregas de la franquicia. Ha habido tantos juegos, spin-off y tan poca diferencia entre ellos que es muy difícil llevar la cuenta.

Pero Dynasty Warriors 7 no engaña a nadie, es más de lo mismo, si eres un fan acérrimo a la saga, este juego te encantará, pero si por el contrario no eres un fan, te resultará muy idéntico a los demás. En cualquier caso, el juego es bueno, vende y tiene una legión de seguidores enorme. ¿Queréis saber por qué? Adelante:

Dynasty Warriors es un producto que no innova en absoluto, como ya he comentado casi todas las entregas aportan lo mismo a nivel jugable. Tras el salto enorme que vimos desde sus primeras entregas en PSX hasta su revitalización en PS2, no hemos vuelto a ver unas mejoras considerables. Pero, ¿Es eso malo? Pues sí y no, pero como resultado tenemos un juego que es muy reducido en cuanto al público que busca. Pero no nos engañemos, Dynasty Warriors es un juego enorme, un Beat’em Up que triunfa allá donde pasa, y que está muy bien realizado en todos los sentidos. Pero bueno, vayamos poco a poco y analicemos todo lo que aporta esta nueva entrega de Dynasty Warriors.

Cuatro reinos enfrentados:

El juego presenta el mismo arco argumental que en cualquier juego anterior. Nos narran la historia de tres reinos, aunque en esta última entrega se ha decidido añadir uno nuevo. En total son cuatro y son los siguientes: Shu, Wu, Wei y Jin. Cada uno posee su propio hilo argumental y la interacción entre ambos reinos será la pieza clave que motive todas las batallas que veremos a lo largo del juego.

Pero dentro de este arco argumental, Dynasty Warriors 7 presenta una pequeña diferencia. En los anteriores juegos, podíamos elegir a un guerrero de los 3 reinos que había y con él, vivir toda la historia del juego. En esta séptima entrega numerada, elegiremos un reino entre los cuatro disponibles. Esto implica que en cada misión encarnaremos el papel de un soldado diferente, por lo que la diversidad será mayor que en anteriores juegos.

Así que tendremos cuatro campañas dentro del modo historia para poder disfrutar de Dynasty Warriors, cada campaña está dividida en capítulos, y se basarán en ir de un punto a otro eliminando a todos los enemigos que nos encontremos por el camino. Centrarnos en un reino y no en un solo personaje hace que la historia gane mucho más en profundidad y en cultura, la variedad de personajes será mucho más grande, aunque no acaben de diferenciarse bien y casi todos nos parezcan los mismos. Una mayor caracterización le hubiese dado un toque de calidad que pasa desapercibido en este juego.

Una jugabilidad que repite otra vez:

Pues sí, lo he dicho varias veces durante el análisis, la jugabilidad de esta séptima entrega se repite, es básicamente lo mismo que en otras entregas, y se basa en ir avanzando a medida que derribamos a todos los soldados. La sensación de eliminar soldados de 30 en 30 es muy satisfactoria y divertida, pero que puede llegar a cansar, y no sólo en el ámbito de repetitividad, si no en el ámbito físico, puesto que casi siempre nos dedicaremos a machar botones, con lo que ello conlleva.

¿Cómo derrotar a estos enemigos? Pues muy fácil, el juego presenta dos botones para combatir, uno que será para ataques débiles y el otro para ataques fuertes. Entre ellos podemos llegar a hacer gran cantidad de combos. También tendremos el botón especial para cuando tengamos la barra de energía al máximo, por lo que liberaremos al Musou y derrotaremos a una enorme cantidad de enemigos con un solo botón. No falta el botón para saltar, que básicamente se usará para huir o esquivar ataques enemigos, aunque también nos puede ayudar en algún que otro combo ofensivo.

El juego presenta un arsenal de armas bastante amplio, una de las mejores características del título. Podremos llevar dos a la vez, y si en algún momento queremos cambiarla, será tan sencillo como acceder al inventario y hacerlo. Además cada personaje tiene una afinidad con un arma, mientras que a unos les puede gustar más las espadas, otros preferirán las lanzas. Dejarles a los personajes con las armas más afines a ellos es una idea bastante buena, puesto que conseguiremos liberar unos ataques especiales que serán muy potentes y solo ocurren si nuestro personaje lleva determinada arma.

Las armas se podrán potenciar añadiéndole sellos, desbloqueando así habilidades ocultas y también podremos mejorarlas en el herrero antes de comenzar una misión. A parte de las armas también tendremos aliados humanos y nuestro fiel caballo, con el que podremos subirnos para ir a diferentes lugares rápidamente o para hacer ataques sobre él.

Todo esto se aplica tanto al modo historia como a un nuevo modo introducido en esta nueva entrega, el modo Conquista. Si bien es el mismo modo que en anteriores juegos pero con un cambio de nombre (viene a ser el modo libre de anteriores entregas) aporta algunas novedades que son destacables.

Durante el modo conquista controlaremos a los personajes que hayamos desbloqueado durante el modo historia. Estaremos en un mapa enorme y tenemos que movernos por casillas hexagonales. Las casillas contendrán diferentes opciones, podrá haber una aldea y allí comprar y mejorar nuestro arsenal, o también podremos encontrar batallas en las que tendremos que tomar partido para derrotar al rival.

Hablar con los ciudadanos que veamos en las aldeas no será nada inútil, ya que aparte de conseguir datos útiles sobre la historia podremos persuadirlos para que entren en combate con nosotros, y si en cambio no somos capaces, los podremos contratar.

Dynasty Warriors posee modo cooperativo, pero éste solo está presente en el citado modo Conquista, por lo que se echa de menos en el modo campaña, extraña ver como anteriores juegos si poseen cooperativo en el modo historia y éste juego se quede sin él. En cualquier caso podremos jugar tanto online como a pantalla partida.

Apartado audiovisual:

Una vez más lo que menos llama la atención de un juego de la saga Dynasty Warriors es su apartado técnico. Lejos se queda de los juegos de la actual generación y sus gráficos pecan ya de anticuados. El popping (aparición repentina y de la nada de soldados) estará a la orden del día, y ver armas atravesando árboles, puertas o piedras será muy habitual en este juego.

Las animaciones están muy atrasadas, y pecan muchas veces de torpes y extrañas. Las texturas no tiene la resolución que se espera de un juego para PS3 y la cámara parecerá más un enemigo que una ayuda para visualizar lo que queramos.

Pero no todo es negativo en este apartado, ya que los 62 personajes controlables del juego presentan un modelado de alta calidad y las escenas cinematográficas son muy espectaculares y entretenidas.

En cuanto al apartado sonoro el juego vuelve a repetir las voces en inglés y los subtítulos en castellano. Subtítulos impecables con un gran nivel de traducción. En cuanto a la música que oiremos en el juego, seguirá siendo ese estilo metalero que caracteriza la saga.

Conclusión.

Dynasty Warriors 7 vuelve a repetir la fórmula de anteriores entregas. Un machacabotones con altas dosis de acción. Un Beat’em up en toda regla potenciado en esta nueva entrega. No aporta nada nuevo al panorama de los Dynasty Warriors pero mejora la experiencia con un modo campaña bastante extensa.

Seguramente los más fans de la saga se cabreen cuando leen que este juego no innova en comparación con sus anteriores entregas y alegan que los simuladores de fútbol no cambian de un año para otro y se les valora más. Pues señores, esto es así, queramos o no, los juegos de fútbol repiten cada año con la misma mecánica y en cambio seguramente veáis grandes halagos en todos sus análisis, en cambio Dynasty Warriors siempre ha visto como se le masacraba por repetir la misma fórmula una y otra vez. Pero las cosas hay que dejarlas claras, Dynasty Warriors es una historia y los simuladores de fútbol son otras. Beat’em up hay montones y para destacar tienes que innovar, simuladores de fútbol hay dos y no necesitan esa innovación para ganarse al público.

En cualquier caso Dynasty Warriors 7 es un gran juego, y pese a que seguimos viendo más de lo mismo entrega tras entrega, gustará mucho a los que sean fans de toda la vida del juego, en cambio a los que hayan jugado varias veces, o a los que nos les engañen en las primeras horas de juego, verán demasiado sufrimiento el terminar el título.

-Lo que te puede gustar de Dynasty Warriors 7 es:

La extensa duración del modo historia y del modo conquista.

Completamente traducido a la perfección.

El modo cooperativo.

-Lo que no te puede gustar de Dynasty Warriors 7 es:

Se queda muy atrás técnicamente hablando.

Aunque nos añadan mas modos de juego, la mecánica siempre es igual de repetitiva.

Los personajes no se diferencian en nada entre ellos.

NOTA: 7

Acerca de kukiri

Avatar de kukiri

Deja un Comentario