octubre 23, 2014 9:14 pm
Tutoriales
Inicio » Análisis » [Análisis] Catherine

[Análisis] Catherine

Por fin llegó a Europa, un año después de salir en Japón, el que presumía de ser un juego que desborda erotismo por los cuatros costados, vendido siempre mediante tráilers que hacían subir la temperatura entre las dos chicas rubias. Pero, realmente, ¿de qué va Catherine?

Que sepáis que esa pregunta es una de las más difíciles que tengo que responder si tengo que definir a éste juego. No, no hay nada igual anterior a él, así que nos encontramos ante algo novedoso, fresco, ingenioso pero… ¿será divertido?, ¿te absorberá su historia?…

A ésta preguntas intentaré responder en las siguientes líneas, y como ya os digo, tratándose de este título me va a resultar más complejo de lo que suele requerir la valoración de algún juego en general.

¿Cuál es el argumento de Catherine?

Una de las preguntas más fáciles de responder, aunque no por ello menos estrámbotica. Catherine nos mete en la piel de Vincent Brooks, un hombre de 32 años que ve como su vida se va convirtiendo en una continua monotonía que se repite día a día: de casa al trabajo, del trabajo a comer, estar un rato con los amigos e irse a casa a dormir. Pero pronto su vida despreocupada le pegará varios giros seguidos y a bocajarro que pondrán a prueba el grado de responsabilidad que tiene Vincent.

Si bien decimos que no es un chaval, ya que sus 32 añazos lo atesoran, Vincent va viviendo la vida como si acabara de haber cumplido los 20. A pesar de tener una novia formal desde hace varios años, Katherine -la chica de las gafas-, se le ve desganado cuando tiene una cita con ella. Para apoyar lo dicho, Vincent pasa muchas noches en el Stray Sheep, un pub-bar donde se reúne con sus amigos y se ponen finos de alcohol, tabaco y charlas absurdas.

La historia llega a su punto peculiar cuando en una comida con Katherine, novia de Vincent, ésta le dice que su relación debe ir más allá, que está harta de lo mismo de siempre y de la falta de compromiso de su novio. Hablando en plata, ¡que quiere casarse!. Además, le dice que cree que está embarazada porque tiene un retraso… Ya os podéis imaginar la carita que se le queda a nuestro prota.

Vincent va esa noche al bar a meditar con sus colegas y a ahogar sus penas en un vaso tras otro de ron con cola. Se pone hasta las manillas, Katherine le envía mensajes para reprocharle que no pase tanto tiempo en el bar y gastando dinero, etc. Sus amigos se marcha y Vincent se queda sólo, para poder pensar. En ese momento aparece en escena otro personaje clave en la trama, Catherine. Como todos podréis imaginar se trata de la otra chica que aparece en las imágenes: rubia, ojos azules, trenzas, ropa sugerente, voz picarona y desde el principio también vemos que es una mujer un poco “fresca”.

Sin saber ni cómo ni cuándo, Vincent se despierta a la mañana siguiente con Catherine en su cama, arropada solamente con una camiseta. Vincent se pone las manos en la cabeza porque no sabe cómo diablos ha podido ponerle los cuernos a su novia, su supuesta futura esposa y ¡la supuesta madre de su hijo en camino!.

Y de ésto va Catherine, de la lidia que mantiene durante más de una semana Vincent para intentar arreglar las cosas y decidirse con qué mujer quiere quedarse. Lo curioso es que la trama principal es ésta, pero nunca tomaremos parte en lo que a términos jugables se refiere, sólo tomaremos algunas decisiones.

La otra trama oculta y donde tomamos realmente el control de Vincent, son sus pesadillas. Siempre lo acompañaremos a la cama en esos 9 días que encierra el juego, y en cada noche tendremos pesadillas extrañas: algo que nos persigue, obstáculos que debemos sortear para sobrevivir, carneros u ovejas, voces misteriosas y más cosas que explicaremos en el apartado de jugabilidad.

Como veis es una trama rara, y es que raro es la mejor palabra que define a este juego. Todo irá en forma de anime japonés, y si sois aficionados a estas series, el desarrollo y las situaciones son típicas que les gustan a los nipones. Situaciones absurdas, caras que se asombran por cosas no tan asombrosas y lo que digo, un anime.

¿Y cuándo jugamos?

Otra pregunta que me hice yo el día que puse el juego… El título tiene 4 escenarios solamente: el cuarto de Vincent, el café donde queda con Katherine, el Stray Sheep y el Mundo de las Pesadillas. De esos 4 sitios, sólo dos son jugables, mientras que en los otros sólo se suceden hechos, eventos o escenas de la trama principal. Con lo cual, la primera vez que tomemos el control creo recordar que era en el pub.

En el Stray Sheep podemos hablar con nuestros amigos, beber -cerveza, sake, ron o whisky-, levantarnos y hablar con el personal del pub o los clientes habituales, ver las noticias de la televisión, cambiar la música del bar y jugar a una recreativa a un juego llamado Rapunzel. Aquí trataremos los temas amorosos de Vincent y hablaremos sobre los asesinatos con los demás clientes. ¿Asesinatos? Sí, un asesino en serie o algo se está cargando cada día a muchos hombres en el país. Todos aparecen en sus camas muertos de manera extraña, sin saber las causas y descartando la muerte súbita. En el bar encontraremos muchas respuestas a estos sucesos, pero que debemos completar con lo que pase en las pesadillas.

El otro entorno jugable, y donde esta la chicha del juego, es el Mundo de las Pesadillas. Aquí es donde jugamos realmente y menos acorde con la idea preconcebida que llevamos del juego no podía ser. Cada vez que nos acostamos y nos dormimos, entramos en un nivel de las pesadillas. Es difícil de explicar, pero con las imágenes que hay en el análisis espero que os hagáis una idea. Se tata de escalar por los bloques que veis, los cuales podemos agarrar y tirar de ellos o empujarlos. Se mantiene unidos entre sí siempre y cuando haya el menos un borde/cara en contacto con otro bloque. Si no están sujetos a nada caen hacia abajo hasta que se topen con algo. Con lo cual deberemos jugar con las físicas y hacernos con las reglas que rigen este mundo para ir abriendo caminos moviendo estos bloques para escalar, porque el suelo se va desplomando.

Vincent aparece con una almohada y en calzoncillos, y hay que tenerle en cuenta, es decir, si arrastramos un bloque hacia nosotros y detrás de nosotros no hay otro bloque a la misma altura, Vincent quedará suspendido. Sólo puede subir si está al mismo nivel, aunque puede trepar en ese nivel hasta un saliente, como si fuera una araña. Se trata de ir cogiendo vicio e ir aprendiendo técnicas para llegar a la cima y escapar del nivel.

Entre fase y fase, nos encontramos como en un confesionario. Habrá bancos de iglesias y carneros deambulando. Lo de los carneros me dejó desconcertado y creí que estaba en una paranoia más que en un videojuego, no entendía nada; pero con el tiempo le cogeréis el rollo y sabréis quienes son esos carneros y por qué los vemos así. En esta entrefase hablamos con los carneros, aprendemos técnicas o compramos objetos que nos ayuden en nuestra próxima escalada. Una vez estemos listos y hayamos guardado la partida -porque no se puede guardar en ningún otro sitio/momento- nos metemos en la cabina de confesión, nos harán preguntas que ponen en juego nuestra moral y nos llevarán a una nueva fase de escalada de bloques. Después despertamos y lo mismo: escena de vídeo, vamos al bar y volvemos a la cama y a seguir escalando en una nueva pesadilla.

Los bloques irán cambiando, y el juego nos irá introduciendo variantes, como unos que al pisarlos salen unos pinchos, con lo cual tendremos que quitarnos rápido de encima. Habrá otros que son de hielo, y que se avanzamos sobre ellos deslizamos hasta que nos encontremos un obstáculo que nos pare, y si no, nos caemos por el precipicio y morimos -vuelta e empezar el nivel-. Y así algunos más, como otros que se detonan, que se parten tras un tiempo de pisado, trampolines, etc…

Para terminar con la parte jugable, el juego que mencioné antes de Rapunzel, el de la máquina del pub, no es más que un simil con el que realizamos en las pesadillas, así que a mí al menos no me ha picado demasiado, aunque ahí podemos limar técnicas y probar cosas nuevas.

Dificultad y duración

En este juego trato la dificultad aparte porque no es para menos. Nos encontramos, realmente, antes un juego de puzzles y plataformas. No es una aventura gráfica, ni un JRPG, ni nada, aunque tiene toques de ellos, pero si nos ceñimos a lo que jugamos, es un juego de puzzles, plataformas e inteligencia/habilidad.

La curva de dificultad está muy mal hecha a mi entender, porque empezamos sin tener ni idea, pero probando, podremos superar los 2 primeros niveles. Nadie te dice lo que tienes que hacer, lo vas descubriendo tú. Cuando te pasas 2 o 3 fases ya sabes lo que toca, pero hasta entonces estás desconcertado.

Las primeras fases se le coge el tranquillo rápido, pero ya luego empiezan movimientos más complejos para superar la misiones: pirámides, zig-zag, derrumbes, cuelgues, etc. El jugador normal habituado a los juegos de hoy en día no me extraña que desista del juego y lo deje, porque puedes morir 20 veces en cada fase sin exagerar. Hay algunas fases que ya son una locura debido a la voces agobiantes, la música, los ángulos de cámara que te dificultan más, enemigos que quieren acabar contigo y tienes que esquivarlos, saber en qué tipo de bloque vas a poner el pie, etc… En definitiva, no es un juego actual, vuelve a los orígenes de los videojuegos donde había que viciarse para pasarse las misiones y que no llegara tu abuelo en una tarde y fuera mejor que tú. Esto habrá a algunos que les guste y a otros que no.

Yo lo he superado en Normal, y me ha costado la vida. Ha habido zonas que he desistido y simplemente he mirado soluciones por internet, porque si no podría haberme pegado una tarde entera para superar una fase. Llegas a aprenderte las fases casi de memoria. Así que, no me quiero ni imaginar en Difícil… Cada vez que superas un nivel te lo valoran en función de la de extras -monedas- que hayas recogido y en el combo de escalada que hayas acumulado. Hay checkpoints, pero a veces se echan en falta algunos más. Además, para más inri, eso de guardar entre fase y fase no me gusta nada, porque a lo mejor puedo jugar en tramos de media hora o una hora, y cuando me tengo que ir a lo mejor me encuentro en la mitad de una fase, con lo cual si me voy cuando vuelva tengo que comenzarla desde cero.

Por todo esto, la duración no es mala, y a mi me ha durado más de 10 horas. Y después es rejugable con los extras que describiré más adelante y por querer conseguir la mejor puntuación en cada nivel o ver los distintos finales que acoge el juego.

Es un desafío que dejará a muchos jugadores en el intento, así que si no tienes paciencia y no te gusta pensar, éste no es tu juego.

Apartado gráfico y sonoro

Estamos ante un juego que posee gráficos cell-shaded, es decir, imitando a los dibujitos animados. Se han visto en otros títulos como en el primer Prince of Persia para PS3, en los Dragon Ball Z Budokai/Tenkaichi, los Naruto, en Spiderman Dimensions, etc…

La verdad es que están bastante bien conseguidos, aunque a estas alturas con esta técnica no me han sorprendido. Muy en la línea de lo ya visto. Ahora, eso sí, el diseño de personajes, los entornos, la ropa, los detalles, el humor y demás sí que me han supuesto una grata sorpresa. Debo decir que en este sentido, todo está muy cuidado.

Y no difiere de lo anterior el sonido, ya que considero muy buenos doblajes tanto el original en japonés como el que han metido en inglés -ya sabéis que el juego es subtitulado en castellano-. Buena elección de voces y bandas sonoras, muy en la línea de los chicos de Persona Team.

Las intercaladas de escenas puramente animes japoneses también están muy bien. Buenos dibujos y diseños de personajes.

¿Es realmente un juego erótico para mayores de 18 años?

Pues yo pienso que no, con un +16 en la portada hubiera bastado. Con esto quiero decir que todo lo que nos han vendido no es del todo cierto, o al menos la idea que a mí me han hecho creer. Yo esperaba un juego con algunas escenas picantes, algo que se acercara al hentai, a tenor de los tráilers, imágenes o portada del juego.

Pero que va, o sea, que no váis a ver ni un sólo pezón en todo el juego. Sí que hay escenas en las que Vincent se encuentra en la cama con alguna chica, pero charlando con ella. Aunque pueden ir ligeritas de ropa, pero no se muestra nada.

Es un juego adulto, pero no erótico. Ténganlo claro a la hora de comprarlo y sepan lo que realmente están comprando y van a encontrar.

Extras y rejugabilidad

Una vez terminemos la historia, que se nos presenta como un show televisivo en el que parece que evalúan la moralidad de Vincent frente a las relaciones sentimentales, podremos jugar a “Babel”. Parecido a la recreativa del bar pero con el entorno gráfico habitual del juego. Se trata de llegar a lo más alto posible es unos niveles que son interminables y solo consiste en puntuar. Dependiendo de la puntuación que tengamos en la campaña, desbloquearemos más o menos escenarios y demás.

Otro tema es el multijugador, que podremos jugar con otro jugador más en lo que será una carrera de carneros para ver quien es el primero en llegar a la cima. Algo que veo divertido, aunque si te has pasado el juego y viene un amigo a casa de nuevas, le vas a pegar un repaso que no se va a enterar ni de qué como se juega. Es divertido si juegas contra otro que sabe.

Conclusión

Catherine es un juego raro, difícil de catalogar. Lo primero porque nunca podrías llegar a imaginarte, si no lo ves antes, que se de verdad lo que juegues sea un juego de plataformas. Lo segundo es que al final no tiene contenido erótico, y lo tercero que su historia es una paranoia digna de cualquier serie anime japonesa.

Si estos tópicos no te gustan, no te va a gustar el juego y te va a parecer un mal juego. Pero si valoras que no hay otro juego igual, o al menos en los últimos años, que la propuesta es sencilla y fresca, puedes valorarlo de manera muy positiva.

Todo se basa en que no descubran tu infidelidad y a cuál de las dos mujeres te quieres arrimar. Además de escalar todas las noches durante horas, hablar con la gente del bar e intentar saber a qué se deben esas muertes misteriosas y esperar que no te pase a ti lo mismo, porque llevas todas las papeletas.

Es cierto que el juego tiene diferentes finales, que dependen de las decisiones que vayas tomando. Hay un medidor que se acerca más a un demonio o a un angelito. El angelito, lo bueno, el azul te acerca a Katherine y el diablillo, lo travieso, el rojo te lleva a Catherine. Depende lo que hagas verás un final u otro. En total hay 8 finales diferentes.

El problema que le veo, y es bastante gordo e importante, es que realmente en el juego intervienes poco, y para colmo cuando intervienes siempre haces lo mismo. O das vueltas por el bar o llegas a superar unos 25-30 niveles haciendo lo mismo: escalar, arrastrar cubos, evitar trampas, no caer, comerte la cabeza, etc. Y encima no es nada fácil hacer las cosas bien.

A mí es que la verdad al final ha acabado cansándome y lo único que me empujaba a jugarlo era ver qué pasaba al final de la trama, quien era el asesino o quién estaba detrás y por qué me pasaban esas pesadillas. Por lo demás me resultaba muy tedioso hacer siempre lo mismo en los niveles.

Tampoco entiendo como no explotan más el juego y lo limitan al pub y a los niveles de pesadillas. No manejas a Vincent en ningún otro momento…

De todas formas a mí el juego al principio me gustó bastante, y me he acabado cansando porque creo que es demasiado largo, difícil con una trama alocada y con situaciones sin sentido; pero los primeros días estaba deseando jugar y superarme a mí mismo en los niveles, porque le iba cogiendo el tranquillo. Me movía el saber qué pasaría con esa misteriosa rubia Catherine, a ver qué le decía a mi pobre novia Katherine y dudé en si seguir con ella o irme con la nueva.

En fin, creo que es un juego que a todo jugón que vengan desde la PSX en adelante le puede gustar, porque es un juego muy arcade. Al jugador que esté acostumbrado a Call of Dutys, FIFAs o PESs no sé si en 2 días lo tira a la basura. Tiene puntos realmente graves, pero su innovación y el riesgo de innovar así en estos tiempos en los que los juegon son calcos de los que triunfan me parece admirable.

Saludos a tod@s y nos vemos en twitter @Irra_ishigami

Acerca de Irra

Profile photo of Irra

Un comentario

  1. Pingback: NotaMedia.es

Deja un Comentario