octubre 16, 2017 10:44 pm

Análisis White Day: A Labyrinth Named School – survival horror de la vieja escuela

Corría el año 2001 cuándo PlayStation 2 recibía en Corea del Sur un juego llamado White Day: A Labyrinth Named School. Aquel survival horror acabaría por convertirse en un título de culto en su país, si bien en occidente apenas oímos hablar de él. Con el tiempo acabó teniendo sus propios remakes, pero para teléfonos móviles.

No ha sido hasta ahora, que finalmente se ha realizado un remake para PlayStation 4 y PC cuándo podemos disfrutar del terror oriental de este juego de culto.

ENCERRADOS EN EL INSTITUTO

El White Day, o Día Blanco en Corea es una tradición cuya equivalencia occidental es el Día de los Enamorados. En esta fecha señalada, le entregas una caja con caramelos o dulces a la persona a la que amas. Nuestro protagonista, Hui-Min, está prendado de So-Young. Un día advierte que la muchacha se ha dejado olvidado su diario en un banco de la escuela. Así que Hui-Min decide recogerlo e ir a entregárselo por la noche al instituto, junto con una caja de dulces.

Hasta aquí, todo bien, el problema es que nuestro instituto tiene fama de ser un lugar encantado, en el que mucha gente se ha suicidado, y con un conserje que parece convertirse en una bestia psicópata durante la noche, y se dedica a golpear hasta la muerte a los estudiantes que deciden colarse en el recinto.

Aunque la historia no va a ganar ningún premio, y se vale de unos cuantos tópicos del género, es lo bastante consistente como para mantenernos entretenidos y atentos a lo largo de la partida. Además, el remake trae consigo alguna que otra novedad en este aspecto, como son los diálogos con decisiones. Porque sí, tenemos que elegir una de entre dos posibles respuestas cada vez que conversemos con algún personaje secundario —la mayoría de ellas chicas, mira tú—, y según nuestras elecciones iremos por un camino u otro de la aventura.

Teniendo en cuenta además, que White Day: A Labyrinth Named School cuenta con hasta nueve finales distintos, todo ayuda a convertirlo en un juego que siempre estaremos dispuestos a revisitar de nuevo.

VIEJO ESTILO E IDEAS NUEVAS

En un claro intento por adaptar White Day: A Labyrinth Named School a los nuevos tiempos, pero sin que pierda su sabor clásico, sus creadores han agrupado en la jugabilidad del título mecánicas modernas con algunas más clásicas. El resultado es bastante positivo.

La principal de esas mecánicas más actuales es la cámara en primera persona. Al contrario que en su versión original, ahora toda la aventura se experimenta desde la perspectiva de Hui-Min. No es algo que esté mal implementado, y sólo nos ha resultado inconveniente a la hora de interactuar con elementos del entorno muy específicos. No obstante, es un estilo de juego muy favorable para las secciones de auténtico survival horror en las que tenemos que huir del homicida conserje o del eventual espíritu sobrenatural.

Estos son precisamente momentos muy tensos, que pueden tener lugar en cualquier momento, puesto que al igual que nosotros, los enemigos vagan por los pasillos en busca de adolescentes, y advertimos desde ya, no hay armas ni medios con los que defenderse, salvo un buen par de piernas y un afortunado escondite.

No obstante, White Day: A Labyrinth Named School acaba errando al introducir sustos por completo gratuitos. Moverse por las diferentes zonas del instituto pendientes de nos ser descubiertos ya es lo bastante acongojante, como para que el juego necesite valerse de ocasionales sustos o golpes de efecto que no vienen a cuento y cuyo único objetivo es hacernos pegar un salto en la silla. Se convierten además en doblemente innecesarios, cuándo vemos que algunos se repiten.

Pero como todo aficionado al género survival horror ya sabe, no todo es pasar miedo y huir de enemigos; la resolución de rompecabezas también es una parte importante de este estilo de juegos, y en esto White Day es bastante clásico.

Es aquí dónde los creadores de White Day: A Labyrinth Named School han querido que este remake tenga un sabor más de la vieja escuela. Una vez empezada la partida, tenemos por delante un buen puñado de acertijos cuyos planteamientos y soluciones son bastante variados. Desde averiguar códigos de llaveros examinando unos destornilladores, a encontrar y colocar una escalera para acceder por un tubo de ventilación.

La mayoría son muy satisfactorios, y no particularmente complejos, pero los peores, a nuestro juicio, son los que requieren un determinado tiempo para ser resueltos. Si no lo logramos en ese plazo, que no tampoco suele ser muy extenso, habremos fracaso y habrá que cargar la partida de nuevo. La cosa se vuelve más frustrante, puesto que son estos los puzzles más enrevesados, cuya solución nunca es obvia a primera vista.

 UN DÍA BLANCO MUY OSCURO

White Day: A Labyrinth Named School es un remake que no está realizado desde cero. En su lugar, se ha tomado como base el último de los remakes que tuvo, aparecido para teléfonos móviles. Esta afirmación, sin embargo, puede resultar sorprendente, porque el juego es lo bastante vistoso como para imaginárselo en un smartphone. 

El motor gráfico y todos los elementos del mismo son completamente en tres dimensiones. Todo es visualmente atractivo y está lo bastante bien diseñado como para transmitir una atmósfera agobiante y transmite un profundo desasosiego. Lo que más sorprenden, sin embargo, son las expresiones faciales de los personajes, que están muy logradas.

No destaca el juego por tener el diseño artístico más revolucionario u original, pero es algo que podemos perdonar dado que a muchos niveles hace uso de los tópicos del terror oriental, tanto en el aspecto de sus entes sobrenaturales, como en los emplezamientos o el tipo de protagonistas. Algo muy diferente, sin embargo, con su banda sonora, que no solo consigue transmitir tensión cada vez que suena, sino que las composiciones son lo bastante personales como para resultar únicas.

White Day: A Labyrinth Named School, por último, está en inglés, pero nos ha alegrado mucho ver que está traducido a nuestro idioma, tanto subtitulos como textos, lo que sin duda le permite llegar a un público mayor.

CONCLUSIÓN

White Day: A Labyrinth Named School es un survival horror que nos transmite sensaciones muy positivas. Su propuesta de aunar ideas y mecánicas más actuales con otras de la vieja escuela es acertada, y da como resultado una experiencia jugble muy satisfactoria. Por otro lado, también tiene algunos puntos cuya ejecución es discutible y que le resta enteros de cara a calificarlo como un juego notable. Pese a todo, en su conjunto, estamos ante un survival horror bastante digno que, no nos cabe ninguna duda, sabrá hacérselo pasar mal a los aficionados al género. 

Historia - 75%
Jugabilidad - 85%
Gráficos - 75%
Sonido - 79%

79%

White Day: A Labyrinth Named School es un survival horror que nos transmite sensaciones muy positivas. Su propuesta de aunar ideas y mecánicas más actuales con otras de la vieja escuela es acertada, y da como resultado una experiencia jugble muy satisfactoria. Por otro lado, también tiene algunos puntos cuya ejecución es discutible y que le resta enteros de cara a calificarlo como un juego notable. Pese a todo, en su conjunto, estamos ante un survival horror bastante digno que, no nos cabe ninguna duda, sabrá hacérselo pasar mal a los aficionados al género.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Luis Miguel Fernández

Solo soy un loco soñador que disfruta escribiendo y jugando. Con 5 añitos ya sufría mis primeros Game Over en una Master System y desde entonces no he soltado un mando o un teclado. Amante de cualquier plataforma en la que se puedan jugar joyas del videojuego y ansioso por convertir ese amor en una profesión. También se supone que soy comunicador audiovisual, escribo relatos para libros y hago un webcomic. Llego a este equipo a darlo todo y a compartir esta pasión con todos vosotros, compañeros y lectores.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies