mayo 25, 2020 11:47 am

Análisis ARK Survival Evolved – Todo un reto de supervivencia

Tras dos años en Steam, el juego de supervivencia de Studio Wildcard, ARK Survival Evolved, ha llegado a consolas para embarcarnos en una aventura que pondrá a prueba nuestro ingenio y resistencia en un entorno hostil.

Si mezclamos una isla, condiciones climáticas cambiantes y adversas, dinosaurios, cientos de materiales que recolectar, objetos y estructuras que construir y le añadimos la lucha por sobrevivir en un entorno hostil y un componente multijugador, podemos obtener algo muy parecido a la propuesta jugable de ARK Survival Evolved, el título de supervivencia creado por Studio Wildcard, que el pasado mes de agosto hizo por fin su debut en consolas después de dos años en el Early Access de Steam, donde el juego ha ido recibiendo continuas actualizaciones de contenido y mejoras, que también encontraremos en la versión final para consola, donde ha seguido recibiendo parches para mejorar su rendimiento.

Solos, desnudos, desarmados y sedientos

Y cuando decidimos supervivencia lo decimos en todo el sentido de la palabra, porque tras elegir si queremos jugar en el modo multijugador o individual, crear nuestro personaje en el editor, que cuenta con varias opciones aunque no es todo lo profundo que podríamos esperar, y elegir un servidor PvE o PvP si hemos optado por el multijugador, despertaremos solos, medio desnudos y desarmados en una isla donde nos aguardan peligros de todo tipo, desde los propios del clima, pasando por las criaturas prehistóricas que habitan en ella, 100 diferentes especies de dinosaurios y bestias, desde los más pequeños hasta los más grandes, como el temible T-Rex, que no dudarán en convertirnos en sus presas, o lo propios jugadores con los que podremos cruzarnos en la isla si estamos jugando en un servidor PvP.

Evidentemente, ARK Survival Evolved está hecho para que juguemos en los modos multijugador, pero pasarse primero por el modo individual puede ayudarnos a familiarizarnos con el juego y sus mecánicas antes de saltar a jugar con otros jugadores; y auque no tardaremos en saber cómo luchar, construir o fabricar objetos y recolectar materiales, o qué buscar para no morir de sed o hambre, lo cierto es que al empezar podemos sentirnos un poco perdidos, sin que el título ofrezca mucha más guía que indicarnos qué nos hace falta para talar un árbol, extraer mineral de rocas o qué hacer cuándo estamos a punto de morir de frío. Por lo que este modo funciona como una suerte de tutorial donde no tendremos que preocuparnos de otros jugadores y podremos aprender a manejarnos dentro de la isla.

Pero nada os impedirá saltar directamente los modos multijugador y tratar de sobrevivir junto a otros jugadores (o contra ellos, depende del servidor), con los que os podréis asociar para hacer frente a los desafíos más difíciles del juego, como puede ser la caza de un T-Rex, o beneficiar a la tribu a la que pertenezcáis.

Recolecta, caza, construye, evoluciona

Como decíamos, empezaremos nuestra misteriosa aventura en la isla despertando solos y casi desnudos, rodeados de criaturas tanto pacíficas como hostiles y sin armas con las que defendernos o ropa con la que cubrirnos y protegernos. Así que los primeros minutos de juego los dedicaremos a recolectar los materiales necesarios para empezar a construir los objetos más básicos que tenemos disponibles en nuestro menú de fabricación: un pico, una antorcha y papel, además de encontrar comida y agua, porque el hambre y la sed pronto se harán notar y morir de inanición o deshidratación es tan posible como que te mate uno de los muchos dinosaurios que habitan la isla. Igual ocurre con el frío o el calor, necesitaremos protegernos de los elementos para mantener nuestros niveles de energía y salud y para ello será necesario que construyamos refugios, que al principio serán de lo más rudimentario, pero que según subamos de nivel y desbloqueemos Enagramas (los planos de fabricación) serán más sofisticados, igual que las herramientas, armas y armaduras.

Subir de nivel nuestro personaje será algo progresivo y «natural», ya que el solo hecho de estar recorriendo la isla en busca de materiales nos hará ganar puntos para ello y con cada nivel que subamos recibiremos puntos que invertir en mejorar características como  la salud, la energía, el hambre, la sed, el peso, la velocidad… y puntos para desbloquear nuevos Enagramas con los que poder crear nuevos objetos y estructuras, que dada la ambientación de ciencia ficción que presenta el juego, no se limitarán a construcciones y armamento prehistórico o medieval, sino que según avancemos en el juego, tendremos acceso a objetos cada vez más tecnológicamente avanzados, entre los que se incluyen armas de fuego más futuristas, por ejemplo. El límite a lo que podremos construir y crear lo marcarán nuestro nivel, los Enagramas de los que dispongamos y los materiales en nuestro poder.

Evidentemente, aunque al comienzo del juego nos pasemos un buen rato corriendo de aquí para allá, evitando el combate directo con criaturas que nos superan ampliamente en nivel, podremos asentarnos y crear un refugio que ir mejorando hasta convertirlo en una auténtica fortaleza que nos proteja de las amenazas del exterior y donde no solo poder estar a salvo, sino que también podremos guardar los animales que hayamos domesticado, ya que podremos, mediante diferentes métodos, convertir a los dinosaurios y otras criaturas en animales de compañía o monturas a nuestro servicio y del de nuestra tribu, o cultivar nuestro propio huerto y tener una fuente segura de alimento.

Pero para todo esto, como dijimos antes, harán faltas materiales y recursos que podremos buscar explorando la isla y todos sus secretos, abandonando la «segura» playa donde comenzamos (al menos en las zonas fáicles) y adentrándonos en los diferentes entornos que nos esperan en ella, teniendo zonas más o menos difíciles donde nos esperan mazmorras y recompensas en forma de progresión, mejores materiales y la posibilidad de crear en el futuro auténticos complejos futuristas. Eso sí, la evolución será bastante medida y no pasaremos del arco y las flechas al fúsil de energía en unas pocas horas, habrá que dedicarle tiempo, pero eso hace también que el desarrollo del juego se sienta más natural y progresivo. Por supuesto, las cosas se hacen más sencillas si contamos con amigos con los que jugar y sobrevivir juntos, aunque no resultará difícil encontrar otros jugadores en los servidores con los que interactuar, pudiendo usar tanto el chat de voz como el escrito en pantalla.

¿Y qué pasa si morimos? Algo que seguramente nos ocurrirá más veces de las que nos gustaría al empezar a jugar a ARK Survival Evolved. Pues si optamos por reaparecer con el mismo personaje, aunque perderemos todo lo que tengamos en nuestro inventario, al menos conservaremos el nivel del personaje y los Enagramas desbloqueados, por lo que resultará un poco más sencillo volver a rellenar nuestro inventario con nuevos objetos y levantar nuevas estructuras, además de contar con las características cuyos niveles hayamos mejorado antes.

Y todo esto lo podremos llevar a cabo con bastante facilidad gracias a una interfaz sencilla de usar (una vez le das un par de vueltas a las opciones que ofrece) y un sistema de control bien adaptado a la consola y el mando de esta. Además, el combate es realmente simple, ya sea con armas cuerpo a cuerpo o con armas de fuego o a distancia, la mayor dificultad la pondrá el nivel y tamaño de las criaturas o jugadores a abatir. Tendremos la oportunidad de poner 10 objetos en acceso directo mediante la cruceta, el botón L1 y el resto de botones, por lo que no solo utilizar armas será rápido, sino que también podremos construir de una manera sencilla y bastante intuitiva, además de usar otros objetos, como la carne cruda, para intentar domesticar dinosaurios. La fabricación se hace bien dentro del menú de la interfaz pulsando un simple botón en función de las unidades que queramos crear, siempre que contemos con los materiales para ello, o bien usando una estación de trabajo, donde podremos fabricar otro tipo de objetos a los que estas nos darán acceso. También podremos arreglar las herramientas, armas o armaduras que se hayan desgastado con el uso.

Perdidos en una isla de lo más variopinta

En un juego de estas características esta claro que el apartado técnico, sobre todo el aspecto gráfico del mismo, tienen que cumplir con cierta solvencia para hacer de la experiencia de juego algo no solo divertida, sino también inmersiva y fluida. Y en ARK Survival Evolved, pese a su uso del Unreal Enigine 4, nos encontramos un apartado técnico que en su versión de consolas debe seguir mejorando.

Dentro de lo visual, no podemos obviar la variedad de entornos que encontramos dentro de la isla, con diferentes y exuberantes paisajes y condiciones climáticas acordes a ellos, así como un diseño del mapa y de las mazmorras bastante logrado y bien implementado. El problema lo encontramos en unos gráficos que pecan de pobres en aspectos como el uso limitado de texturas, la iluminación, unas animaciones un tanto mecánicas y una tasa de frames que cae con demasiada frecuencia, sobre todo en las partidas online, provocando ralentizaciones nada cómodas y que en ocasiones entorpecen la jugabilidad, a lo que se suma un efecto de popping muy notable en ocasiones. Es cierto, sin embargo, que gracias a los diferentes parches que ha ido recibiendo el juego desde su salida, muchos problemas y bugs se han solucionado y el aspecto gráfico del juego se ha suavizado y mejorado, aún así, todavía tiene margen para seguir puliendo este aspecto y ofrecer algo más cercano a lo que tenemos en PC. (Nota: este análisis esta hecho en una PS4 estándar).

Respecto al sonido, nos encontramos una buena cantidad de efectos sonoros para recrear la naturaleza de la isla y dejar clara la presencia de sus habitantes prehistóricos, cumplen con su cometido y ayudan a crear esa atmósfera hostil que genera el juego en los primeros compases. Por su parte, la banda sonora, aunque genérica, acompaña de manera correcta en los momentos de descubrimiento, exploración o mayor tensión, como pueden ser la persecución de unos enemigos o el combate, con diferentes piezas. El juego está completamente en castellano (aunque hemos detectado algunas palabras sin traducir), por lo que el idioma no supondrá ningún problema a la hora de disfrutar del título.

Conclusión

ARK Survival Evolved es un juego de supervivencia y un MMO bastante completo, bien adaptado a consola, aunque en su apartado técnico flojee bastante y pueda mejorar con subsiguientes parches y actualizaciones. Ofrece todo un desafío cada vez que comenzamos una partida, pero a su vez es capaz de genera sensaciones gratificantes cada vez que subimos un nivel y tenemos acceso a nuevos Enagramas con los que fabricar objetos mejores y más sofisticados. Con numerosos planos de fabricación y gran cantidad de materiales que combinar entre sí, junto a la posibilidad de enfrentarnos a dinosaurios e incluso domesticarlos, ya sea solos o en compañía de otros jugadores, lo que es seguro es que en este juego nos esperan muchas horas de entretenimiento… Eso sí, te tiene que gustar el género y ser paciente al principio, si no es así, quizás te aburras pronto de él.

Jugabilidad - 85%
Gráficos - 65%
Sonido - 75%
Multijugador - 75%

75%

ARK Survival Evolved es un juego de supervivencia y un MMO bastante completo, bien adaptado a consola, aunque en su apartado técnico flojee y pueda mejorar con nuevos parches y actualizaciones. Ofrece todo un desafío cada vez que comenzamos una partida, pero a su vez es capaz de genera sensaciones gratificantes cada vez que subimos un nivel y tenemos acceso a nuevos Enagramas con los que fabricar objetos mejores y más sofisticados. Con numerosos planos de fabricación y gran cantidad de materiales que combinar entre sí, junto a la posibilidad de enfrentarnos a dinosaurios e incluso domesticarlos, ya sea solos o en compañía de otros jugadores, lo que es seguro es que en este juego nos esperan muchas horas de entretenimiento.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Helena Ramírez

Con un mando en las manos desde... hace mucho. RPGs y conducción, dos géneros bastante diferentes con los que disfruto mucho. Hay un trozo de papel que dice que soy periodista.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies