julio 17, 2019 1:46 am

[Análisis] Life is Strange: Before the Storm Ep. 3 – El infierno está vacío

Nota del redactor: Este análisis contiene spoilers de los dos episodios anteriores de Life is Strange: Before the Storm. ¡NO SIGAS LEYENDO SI NO LOS HAS DISFRUTADO AÚN!

Toda función de fuegos artificiales tiene su traca final. Ese momento que todos sus asistentes están esperando con ansias para ver la mejor parte del espectáculo. Después de varios meses desde su lanzamiento, ahora podemos asistir a la traca final de Life is Strange: Before the Storm. Una traca final repleta de emociones que llega con este episodio 3 dispuesto a dejarnos el vello de punta y, cómo no, a intentar hacernos derramar alguna que otra lágrima. La pregunta es: ¿lo conseguirá? Podéis apostar a que sí.

HA LLEGADO EL CLÍMAX EMOCIONAL DEL BINOMIO RACHEL-CHLOE

Nada más empezar está bien claro que vamos a asistir a todo un festival de emociones y sentimientos de nuestras queridas protagonistas. El desenlace del episodio 2 con ese momento tenso en la cena entre Chloe, Rachel y sus padres, donde nuestras amigas descubren que la misteriosa mujer del parque era en realidad la madre biológica de Rachel enciende la mecha de un polvorín argumental dispuesto a estallar sin piedad sobre los sentimientos del jugador. ¿Cuál es el paso que hay que seguir ahora? ¿Qué se supone que Rachel hará tras enterarse de tal noticia?

Pues, como la mayoría os imaginaréis, el juego va a comenzar precisamente con la búsqueda de la madre de Rachel, y hasta aquí os contamos para no quitar emoción. Este episodio ha llegado con la intención de contarnos mucho en poco tiempo, por lo que intenta en todo momento mantenernos con la boca abierta a base de revelaciones argumentales muy interesantes.

Apenas tendremos un momento de respiro, ya que es en este episodio final donde más decisiones de gran importancia encontraremos. Decisiones que te mantendrán mirando a la pantalla un buen rato sin saber qué hacer, pensando en qué puede venirles mejor a nuestras protagonistas, porque sí, a estas alturas es imposible decir que no nos hemos enamorado de la pareja que forman Chloe y Rachel. En pocos juegos se aprecia una química tan increíble entre dos personajes. Es todo muy real. Es todo muy vivo, muy contagioso.

Y, cómo no, entre todo lo real se mezclan momentos algo paranormales que parecen sacados de obras de culto del género cinematográfico como Twin Peaks, que no es decir poco. Todo bien mezclado nos deja en la mente una palabra: magia.

UN CLÍMAX DONDE LAS NOVEDADES JUGABLES  TOMAN DRAMATISMO

De esto ya hablamos en los episodios anteriores. Hemos hablado de novedades como la “batalla de insolencias”, donde deberemos mantener una conversación con otro personaje y utilizar las palabras apropiadas para darle la vuelta a la conversación y llevarles a nuestro terreno. Hasta ahora habían sido generalmente momentos menos tensos, pero en este episodio viviremos algunos realmente dramáticos, en los que estaremos muy nerviosos, deseando no escoger la respuesta incorrecta y que eso nos lleve por un camino no deseado.

No dejamos de hacer referencia al dramatismo en este breve análisis del episodio 3, pero claro, es que es la palabra perfecta para definir los derroteros que toma el videojuego en este tramo final. Deck Nine, sus desarrolladores, nos han llevado de la mano durante dos episodios para que sintamos que somos los mejores amigos de Chloe y Rachel. Nos han permitido ser parte de sus aventuras, de su día a día. Y es ahora cuando, tras habernos dado risas y momentos dulces, toca dar un giro de tuerca para poner a prueba al jugador, para ver lo duros que somos por dentro. Y no, no estamos exagerando. Life is Strange fue considerado un juego de culto por algo, no por mera casualidad. Aquí las historias se cuentan bien, se cuentan con pasión. Se cuentan para que nos sintamos parte de ellas. Y vaya si lo han conseguido.

LO BUENO, SI BREVE, DOS VECES BUENO

Nos tenemos que quedar con esa frase para hacer referencia a este episodio, y habrá a quien no le guste. Efectivamente, este episodio 3 es el más corto de todos, o al menos eso nos ha parecido. Es intenso, es emocional hasta decir basta, pero sí, se hace realmente corto. En unas dos horas a lo sumo lo habréis superado, pero claro, la sensación que queda no es de vacío, sino todo lo contrario. La historia está bien contada, sin precipitarse, y como dijimos anteriormente, cuenta con alguna que otra decisión poderosa que puede cambiar el rumbo de los acontecimientos. No hace falta decir tampoco que habrá guiños al Life is Strange original, pero esto es algo que los que lo hayáis jugado en su momento os daréis cuenta con facilidad.

Pocas pegas se le pueden poner a este episodio. Muy pocas. Algún que otro bug visual que hemos visto en alguna escena, en la cual aparecían personajes descolocados o superpuestos, pero es algo que fácilmente se puede solucionar con un parche y, como decimos, es en un momento muy puntual. Ya sabemos de sobra que el apartado gráfico de Life is Strange: Before the Storm podría haber sido mejor y no tan continuísta, pero es increíble lo que en Deck Nine han sido capaces de mostrar usando un motor que a día de hoy parece obsoleto. El uso tan magistral del color y el uso de la iluminación harán que a pesar de ser un juego hecho con Unity se os quede la boca abierta e algún que otro plano.

Quizás el repertorio musical que se ha escogido finalmente para todo el juego sí que cojea un poco. No es malo en absoluto, pero claro, comparado con el del juego original resulta muy poco variado, especialmente cuando miramos el tracklist, en el cual predominan las canciones del grupo “Daughter” que, si bien acompañan adecuadamente a la atmósfera del título, dan la sensación de ser temas muy parecidos entre sí. No obstante, es una pega fácilmente perdonable, pero es que el repertorio del primer Life is Strange fue tan bueno que era complicado de superar, o tan siquiera de igualar.

El resto de la parcela sonora es simplemente maravillosa, con unas actuaciones de doblaje que parecen ser totalmente reales, dando la sensación de que las actrices que doblan a las protagonistas han nacido para interpretarlas a ellas. Simplemente maravilloso.

En definitiva, Life is Strange: Before the Storm ha realizado su traca final dejándonos una estampa realmente preciosa. Da gusto ver cómo cuando los juegos se hacen con cariño el resultado puede llegar a ser asombrosos. Los jugadores se enamoran fácilmente de la pareja formada por Chloe y Rachel, sí, pero un dato importante es que Deck Nine se enamoró primero de esa pareja, y fueron capaces de rendirles un merecido homenaje. Gracias, Chloe Price. Gracias, Rachel Amber. Ah, y la cosa no acaba aquí, ya que aquellos que tengan la edición de lujo probablemente tegan que decir otra cosa cuando salga el episodio 4, que será precuela de todo. Esas palabras serán a buen seguro: “Gracias, Max”.

 

Historia - 95%
Jugabilidad - 90%
Gráficos - 80%
Sonido - 90%

89%

Life is Strange: Before the Storm empezó tímidamente a la sombra del juego original. Tenía un camino que seguir y el miedo a salirse de él estaba ahí, pero gracias a la dedicación de Deck Nine nos hemos encontrado con un juego que mejora a cada minuto, con un desenlace más que digno y que nos hace sentir algo muy bello hacia nuestras protagonistas. Nos hace sentir empatía. Ser parte de sus vidas.

User Rating: Be the first one !

Acerca de AlCujune

Diplomado en fisioterapia por vocación, amante de los videojuegos por pasión. Llevo con un mando entre mis manos desde que tengo uso de razón. Soy de los que disfrutan oliendo los juegos recién desprecintados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies