enero 23, 2018 9:43 pm

Análisis Blue Reflection – JRPG y magical girls

GUST nos trae un nuevo JRPG protagonizado por chicas en su totalidad, pero esta vez con un toque de magia, en Blue Reflection.

GUST, el estudio japonés más conocido por su saga Atelier, nos traía el pasado año Blue Reflection, su último JRPG, ambientado esta vez en una escuela de secundaria para chicas, pero cargado de magia y combates en una dimensión alterna. Es uno de esos juegos que, a no ser que seamos muy fans de los juegos japoneses, nos pasará casi completamente desapercibido, pese a ser un JRGP bastante decente y muy accesible para aquellos menos experimentados con los sistemas de combate basados en turnos, ya que el nivel de dificultad no es alto.

Blue Reflection nos propone un juego basado en uno de los géneros clásicos del anime y manga, las magical girls (o chicas mágicas), que se caracteriza por tener jóvenes protagonistas (normalmente adolescentes o pre-adolescentes) que por azares del destino, reciben el poder de transformarse en una chica mágica con poderes sobrehumanos con la misión, por regla general, de salvar el mundo de alguna terrible amenaza (aunque algunos productos más actuales han cambiado un poco esta fórmula y han presentado tramas un poco más oscuras que las de años pasados).

Y en Blue Reflection no falta casi ninguno de esos elementos, salvo el romance de turno, que en este juego queda excluido, ya que su historia se centra más en la amistad y los lazos que se establecen y fortalecen entre los diferentes personajes con los que nuestra protagonista se cruzará en esta aventura, para lo que contará con un pequeño componente de simulador social. Pero empecemos, como siempre, por el principio, por el argumento que nos espera en este JRPG sencillo pero entretenido si su fórmula nos convence.

Estudiante de secundaria y heroína

La historia de Blue Reflection nos pone en la piel de Hinako Shirai, una estudiante de secundaria de primer año, que tras sufrir una lesión practicando su gran pasión, el ballet, se ve obligada a dejarlo y atender a la clase regular de la Escuela de Secundaria Hoshinomiya Girls. Hinako comienza como una persona aislada y deprimida tras ver su carrera truncada, sin embargo, su vida dará un cambio radical cuando conozca a las gemelas Shijou, Yuzu y Lime, dos de sus compañeras de clase con personalidades muy dispares y el extraño poder de convertirse en Reflectors, guardianas de una dimensión alterna conocida como el Common, el lugar donde las emociones humanas convergen y que no está exento de peligros en forma de demonios agresivos.

Hinako recibirá este poder de las gemelas y como Reflector podrá viajar al Common y ayudar a estabilizar las emociones desatadas de sus compañeras de escuela resolviendo sus problemas al visitar las diferentes regiones del Common. Además, podrá estabilizar los fragmentos de 12 personajes clave, que se convertirán en sus amigas y con quienes podrá formar y fortalecer sus lazos de amistad, algo que será importante para el combate y el avance de la historia, como veremos más adelante. Y es que Hinako, Yuzu y Lime deberán hacerse fuertes y prepararse para hacer frente a unos temibles enemigos que amenazan la existencia misma del mundo: las Sephira, descomunales seres con los que tendremos que luchar en más de una ocasión hasta ser capaces de derrotarlos por completo. El por qué es necesario acabar con ellos y de dónde surgen estas criaturas y el poder de los Reflectors, son preguntas que solo se responden jugando al título y que no os desveláramos aquí.

Un «slice of life» donde los vínculos de amistad son eje central

En lo que a jugabilidad se refiere, Blue Reflection es un JRPG con un sistema de combates por turnos muy clásico y sencillo de dominar, de hecho, la dificultad del juego lo hace bastante accesible para los novatos en el género. Y en el que el fortalecimiento de los lazos entre los diferentes personajes y la protagonista son lo más importante, tanto, que serán la forma en que Hinako, Yuzu y Lime suban de nivel, además de fortalecer y mejorar sus diferentes habilidades.

Y es que Blue Reflection tiene dos mecánicas de juego muy diferenciadas aunque interrelacionadas; por un lado tenemos la parte de simulador social, donde iremos al instituto con Hinako y tras las clases podremos explorar sus diferentes localizaciones libremente, tanto para resolver misiones secundarias como para desarrollar las amistades con las 12 chicas que nos propone la trama. Y por otro, los combates en el Common y contra las Sephira.

Para avanzar en la historia tendremos que superar las misiones fundamentales, que vendrán marcadas así en el menú del juego, así como alcanzar un cierto número de Rating Points. Todas las misiones, tanto las fundamentales como las secundarias nos darán una cantidad de Rating Points, por lo que alcanzar el mínimo exigido no nos llevará mucho tiempo. Sin embargo, si queremos fortalecer a las tres magical girls que protagonizan el juego, será necesario realizar misiones secundarias, de las que tendremos dos tipos: importantes (o vitales) y que sirven para estrechar los vínculos con los otros personajes del juego, y opcionales, con las que podremos ganar Rating Points extra y nuevas recetas para fabricar objetos.

En cada uno de los capítulos en los que se divide la historia de Blue Reflection, Hinako conocerá a una nueva chica cuyas emociones descontroladas por algún problema personal tendrá que estabilizar visitando el Common y dando con su fragmento. A partir de ese momento, la chica pasará a ser una nueva amiga y una aliada que nos echará una mano durante las batallas contra las Sephira como personaje de apoyo. Y es aquí donde entra en juego el elemento de simulador social del juego.

En este aspecto, estamos ante un sistema muy sencillo y limitado, en el que podremos invitar a una de las chicas a pasar el rato tras las clases en eventos de cita en los que visitarán diferentes localizaciones aleatorias de la ciudad, donde tendrá lugar un pequeño diálogo. Estos eventos darán paso al día siguiente a un posible episodio de vínculo, en el que tendremos que escoger una respuesta entre dos posibles ante un problema o duda planteado por la chica en cuestión. Dependiendo de la respuesta que demos subiremos nuestro nivel de vínculo con ella y recibiremos un nuevo fragmento con el que mejorar nuestras habilidades.

Mejorar los vínculos con las chicas será necesario si queremos subir de nivel los personajes, conseguir nuevas habilidades y avanzar en algunas partes de la trama, ya que a diferencia de otros JRPG, en Blue Reflection no ganaremos experiencia al luchar y superar combates, sino que ganaremos Puntos de Crecimiento al fortalecer los vínculos de amistad. Estos puntos los podremos invertir en cuatro categorías diferentes: Ataque, Defensa (sube también los puntos de vida), Apoyo (sube las puntos de magia y la suerte) y Técnica (sube la agilidad). Cada punto de crecimiento invertido aquí hará que Hinako, Yuzu y Lime suban un nivel (hasta un total de 50) y, dependiendo de cómo los repartamos, obtener nuevas habilidades para el combate (como nuevos ataques mágicos o habilidades de soporte). Cómo decidamos repartir estos puntos entre las cuatro categorías determinará a qué habilidades tendremos acceso, además de la especialización o no de los tres personajes (por ejemplo, podemos hacer que Hinako reparta más sus puntos entre las diferentes categorías, y especializar a Lime en Ataque, invirtiendo más puntos ahí, y a Yuzu en Soporte). En cualquier caso, como en todo RPG, las habilidades más potentes serán las que más puntos exijan invertir. Aparte, cada ciertos niveles, recibiremos nuevas habilidades diferentes para cada personaje.

Pero esa mejora de vínculos aún tiene una ventaja más y son esos fragmentos extra que podremos adquirir tras la resolución de los episodios de vínculo con las chicas. Estos fragmentos servirán para mejorar con diferentes características activas y pasivas las habilidades de Reflector de las tres protagonistas (mayor índice de ataque o defensa, menor consumo de Ether o PM, infligir estados alterados a los enemigos…), ya que todas las habilidades cuentan con huecos donde podremos colocar dichos fragmentos. Además, los fragmentos también podrán mejorarse con diferentes objetos que obtendremos en el Common o al derrotar a los Demonios que lo pueblan, una vez se desbloquee la opción de crafteo con la que cuenta el juego, aunque solo podremos fabricar en el Pilar de la Percepción situada en el Common.

El Common, sus peligros, y las Sephira

Y ya que hablamos de niveles, habilidades y mejoras, veamos el sistema de combate de Blue Reflection, ya que las visitas al Common y los enfrentamientos contra las Saphira son el otro pilar del título.

Para resolver los diferentes problemas que las emociones desatadas de las alumnas de este instituto parecen tener, Hinako y las gemelas tendrán que visitar el Common, ese lugar creado por las emociones humanas y habitado por demonios que se alimentan de dichas emociones; allí nuestras protagonistas adquieren su apariencia de Reflector y llevan a cabo las misiones principales y secundarias del juego. El Common está dividido en cuatro zonas que representan cuatro emociones diferentes: Felicidad, Ira, Miedo y Dolor, y en ellas habitan diferentes tipos de demonios, aunque los modelos son pocos, según avancemos en la trama, iremos enfrentándonos a variantes más poderosas. Para entrar en combate con los demonios bastará con acercarnos a ellos o sorprenderlos atacándoles con la espada de Hinako. Ya mencionamos que luchar no nos dará experiencia, así que podéis preguntaros para qué sirven realmente estos enfrentamientos; esencialmente para cumplir objetivos de las misiones secundarias, como es derrotar un número determinado de una clase de enemigos, y obtener materiales para craftear objetos consumibles y para mejorar los fragmentos.

Los demonios del Common no supondrán un gran desafío y una vez contemos con las habilidades más potentes, así como un nivel medio, serán casi un paseo, un mero trámite para conseguir materiales y cumplir misiones. Son las Sephira las que nos pueden poner las cosas un poco más difíciles, ya que cuentan con varias partes que se regeneran y una buena cantidad de puntos de vida. Aún así, si se dominan las mecánicas del sistema de combate y se completan el mayor número de misiones secundarias y episodios de vínculo, tendremos unos personajes muy reforzados y seremos capaces de acabar con ellas sin complicarnos mucho la vida.

El sistema de combate está basado en turnos y, como en otros muchos juegos de GUST, es progresivo, es decir, irá sumando elementos según avancemos en el juego y subamos de nivel. Como siempre, dependiendo de la acción que llevemos a cabo, tardaremos más o menos en recorrer la barra de tiempo en la parte superior de la pantalla, en lo que también influye la agilidad y velocidad del personaje. Evidentemente, también contaremos con habilidades capaces de retrasar a los enemigos en la barra de tiempo. Una vez todos los elementos en juego, en el menú de batalla podremos llevar a cabo diferentes acciones: atacar bien con un golpe físico o usando algunas de las habilidades de las que dispongan ya los personajes. Dar apoyo con habilidades de curación, fortalecimiento, resucitar o debilitar a los enemigos. Escapar. Usar el Overdrive (que explicaremos un poco más adelante). Y cargar Ether, que es, junto a los puntos mágicos, lo que nos permitirá usar las habilidades mágicas de las chicas, potenciando más aún su poder, pero no solo eso.

Y es que el Ether también nos permitirá usar el comando Overdrive al alcanzar cierto nivel. Este comando posibilita que podamos ejecutar entre uno y tres ataques seguidos en un solo turno dependiendo de la cantidad de Ether acumulada, lo que a partir de cierto punto de la historia también nos posibilitará desatar un potente ataque final entre las tres magical girls, si entramos en Overdrive cuando el medidor de Ether está al cien por cien. Aparte de esto, también podremos usar el Ether para realizar cuatro acciones de apoyo en los tiempos de espera: acelerar la recuperación de HP y MP, acelerar la velocidad de los personajes en la barra de tiempo o defendernos de los ataques al realizar una guardia.

Más arriba comentamos que las amigas que Hinako irá haciendo en el juego al estabilizar sus fragmentos, nos apoyarán en la batalla contras las Sephira; está ayuda se materializa en ataques físicos contra las Sephira o refuerzo de nuestros personajes con más ataque, defensa, velocidad, suerte y acumulación de Ether, lo que sin duda nos facilitará algo más el combate contra estos enemigos. Cada chica tiene una habilidad en concreto y podremos vincular cuatro con cada una de las protagonistas, de manera que podemos repartir sus efectos entre las tres como más nos guste o convenga. Hay que tener en cuenta que estos personajes también pueden recibir daño y si su vida llega a cero, huirán el combate durante un tiempo.

Quizás escrito suene algo confuso, pero en realidad el sistema de combate de Blue Reflection es muy sencillo de dominar y como ya decimos, los combates no supondrán muchos problemas, sobre todo para aquellos jugadores acostumbrados a los sistemas por turnos de los JRPG. Y es que este juego no pone un gran énfasis en la acción, sino que se centra más en el desarrollo de las relaciones entre Hinako y el resto de personajes a través de los eventos de cita y los episodios de vínculo, por lo que pasaremos casi más tiempo recorriendo la escuela y quedando con las diferentes chicas durante el tiempo libre, que combatiendo en el Common, sobre todo teniendo en cuenta que la forma de subir de nivel y mejorar los personajes no depende de la experiencia ganada en combate. Y esto hace que no sea un juego para aquellos que busquen acción y combates que supongan grandes desafíos.

Recreando dos mundos

Vista la jugabilidad de Blue Reflection, entramos ahora en el que sigue siendo el punto de débil de GUST (al menos desde el punto de vista occidental), el apartado técnico. Los que ya conozcáis otros títulos del estudio sin duda no esperaréis grandes despliegues técnicos y desde luego no los vais a encontrar, y, de hecho, se queda algo atrás respecto a la última entrega de Atelier o el más reciente Nights of Azure 2.

Gráficamente pasa de manera muy justa, el diseño cel-shading de los personajes es el punto fuerte de este apartado y aún así, las animaciones lo ensombrecen, ya que en muchos casos son poco naturales y a veces hasta casi robóticas, incluso sufren de desincronización entre el movimiento de los labios y el doblaje, lo que es una lástima, por que las escenas hechas con el motor del juego demuestran que podían haber apuntado hacia un mejor resultado. Los entornos del juego son algo pobres, tanto la escuela como el Common sufren de esa falta de detalle y variedad, algo a lo que no ayuda la carencia de efectos visuales más vistosos o unas texturas mayores. Además, el juego sufre de pequeñas caídas en la tasa de frames, que si bien no afectan a la partida, lo cierto es que no deberían pasar en un título de estas características.

Respecto al sonido, tenemos unos efectos sencillos que cumplen con el resto del apartado y que dan un fondo sonoro tanto a los escenarios de la escuela como a los del Common. La banda sonora presenta varios temas más o menos cañeros inspirados en la música que podéis esperar de un anime de magical girls, que nos acompañarán durante los combates. Y el doblaje está solo en japonés con subtítulos al inglés, lo que sin duda no acercará el juego a aquellos que no dominen el idioma anglosajón, ya que se perderán detalles de la historia principal y de las chicas del juego.

Conclusión

Blue Reflection es un JRPG sencillo, sin alardes de ninguna clase, con magical girls como protagonistas y donde el peso de prácticamente todo el juego descansa sobre el fortalecimiento de los vínculos de amistad entre los personajes (algo que al final de la trama tiene su razón de ser), tanto es así, que hasta la progresión de las tres protagonistas dependen enteramente de ello y no de la experiencia adquirida en los combates. Es una propuesta curiosa, pero que no está hecha para todos los jugadores, sobre todo para los que busquen acción y grandes desafíos, porque no los tiene. Es un juego bastante relajado, casi, casi solo para fans de este tipo de género de rol japonés y de las magical girls. Si su propuesta te convence, si te gustan los juegos de GUST o si sientes curiosidad por él, quizás merezca la pena darle una oportunidad, pero siempre teniendo en cuenta lo que esperar de él a nivel jugable y técnico.

Historia - 75%
Jugabilidad - 70%
Gráficos - 60%
Sonido - 75%

70%

Blue Reflection es un JRPG sencillo, sin alardes de ninguna clase, con magical girls como protagonistas y donde el peso de prácticamente todo el juego descansa sobre el fortalecimiento de los vínculos de amistad entre los personajes y hasta la progresión de las tres protagonistas dependen enteramente de ello y no de la experiencia adquirida en los combates. Es una propuesta curiosa, pero que no está hecha para todos los jugadores, sobre todo para los que busquen acción y grandes desafíos. Es un juego bastante relajado, casi, casi solo para fans de este tipo de género de rol japonés y de las magical girls. Si su propuesta te convence, si te gustan los juegos de GUST o si sientes curiosidad por él, quizás merezca la pena darle una oportunidad, pero siempre teniendo en cuenta lo que esperar de él a nivel jugable y técnico.

User Rating: 3.8 ( 1 votes)

Acerca de Helena Ramírez

Con un mando en las manos desde... hace mucho. RPGs y conducción, dos géneros bastante diferentes con los que disfruto mucho. Hay un trozo de papel que dice que soy periodista.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies