septiembre 18, 2020 4:03 pm

Análisis Divinity Original Sin 2 – Rol clásico que nos atrapará

Un año después de su salida para PC llega a consolas Divinity Original Sin 2, la segunda entrega de la franquicia RPG por turnos de Larian Studios.

Los jugadores de PC llevan disfrutando de Divinity Original Sin 2 desde el pasado año y ya tocaba que los usuarios de consolas pudiéramos volver a las tierras de Rivellon y vivir una nueva aventura en nuestro camino a convertirnos en el nuevo Divino. Y la obra de Larian Studios regresa con una nueva historia, nuevos personajes y un mapa que explorar en busca de misiones y nuevas aventuras. Todo ello presentado en un RPG con un sistema de combate por turnos que hará las delicias de los amantes del género y de este tipo de jugabilidad.

Escapar en busca de nuestro destino

Cómo no podía ser de otra manera, nuestra aventura en Rivellon comienza por elegir la dificultad y con la creación de nuestro personaje. En cuanto a la dificultad, encontramos cuatro modos de juego, Explorador, Clásico, Táctico e Historia, de manera que cualquier tipo de jugador, desde los más novatos en el género a los más curtidos veteranos, podrán disfrutar a su gusto de Divinity Original Sin 2. El editor de personajes es bastante completo y nos permite bien crear un personaje original o bien escoger entre los personajes con origen disponibles, que ya cuentan con su propio transfondo. Si optamos por un personaje personalizado, podremos editar desde su aspecto, pasando por su clase (tendremos puras e híbridas y una buena cantidad entre las que elegir) y distribuir sus puntos iniciales de atributos, aptitudes de combate y civiles, habilidades, talentos y etiquetas; estas últimas funcionan como transfondo y marcan el tipo de relación que tendremos con otros NPCs y podremos ir ganado nuevas según avanzamos en la trama.

Una vez nuestro personaje creado, comenzamos esta nueva historia cientos de años después de los hechos del primer Divinity Original Sin y que parte con nuestro personaje, un hechicero de la Fuente, siendo conducido a la Isla del Ojo de la Parca y Fuerte Júbilo, el sitio a dónde la Orden Divina está llevando a todos los hechiceros de la Fuente, bien encadenados y sin posibilidad de usar sus poderes, para evitar que atraigan a más Vacuinos, seres temibles que se ven atraídos por la Fuente y que desde que murió el anterior Divino, están acosando las tierras de Rivellon. Así que nuestra primera misión será escapar de este lugar, al tiempo que conocemos a otros personajes y posibles compañeros de aventura y resolvemos otras misiones secundarias.

Como no queremos haceros mucho spoiler y siempre preferimos que disfrutéis de la historia viviéndola vosotros mismos, simplemente diremos que al escapar de la Isla del Ojo de la Parca descubriremos que somos Ungidos, elegidos por los Dioses de Rivellon (dependiendo de nuestra raza, seremos el campeón de una u otra de las siete deidades) para ascender y convertirnos en el nuevo Divino y así poder luchar contra la amenaza del Vacío y sus criaturas. Sí, nos espera toda una aventura intentando convertirnos en Maestros de la Fuente, cumpliendo diferentes misiones secundarias y en última instancia tratar de transcender nuestra mera mortalidad. Por supuesto, podéis esperar algún que otro giro de guion para aderezar esta nueva historia.

Rol clásico, combate por turnos, ¿cuántos PA me quedan?

En cuanto a jugabilidad, Divinity Original Sin 2 nos presenta un RPG clásico con subida de nivel a base de ganar experiencia avanzando en la historia y resolviendo misiones secundarias y un sistema de combate por turnos que nos permitirá tomarnos los enfrentamientos con cierta «calma» y planificar las acciones de cada personaje.

Lo primero que debemos tener en cuenta son las clases de los personajes que forman nuestro grupo, ya que coordinarlas de manera adecuada puede facilitarnos bastante los combates más arduos que nos esperan en la aventura. Y no solo podremos escoger la clase de nuestro personaje principal, sino que una vez conozcamos a los potenciales miembros de nuestro grupo y estos se unan a nosotros, nos pedirán que les indiquemos qué tipo de clase queremos que sean, de manera que podremos elegir lo que más nos convenga en función de otros miembros del grupo y de nuestro propio estilo de juego. Hay que tener en cuenta, eso sí, que solo podremos tener cuatro miembros en el grupo, que la muerte es permanente si no resucitamos mediante magia a los aliados caídos y que a partir de cierto punto de la historia, los personajes con historia del juego desaparecerán para el resto de la historia, por lo que elegir compañeros de grupo es algo bastante definitivo. Eso no quiere decir que no podamos echarlos del grupo más adelante, pero si ya hemos pasado el punto de la historia que hemos mencionado, tendremos que reemplazarlos con otros «reclutas». Por supuesto, también podremos afrontar la aventura solos o acompañados de menos personajes, incluso en modo cooperativo con un amigo tanto online como offline.

Como es habitual en este tipo de juegos, avanzaremos por la historia siguiendo las misiones principales del juego, pero, como ya hemos comentado, también tendremos ocasión de realizar una buena cantidad de misiones secundarias que se alejan del simple «chico de los recados», ofreciendo en su mayoría tareas interesantes que complementarán la historia y el lore del juego, aparte de ayudarnos a ganar más experiencia, subir de nivel y conseguir objetos y habilidades únicas e interesantes. Las misiones secundarias las encontraremos explorando las diferentes localizaciones del mapa, hablando con otros NPCs e incluso con animales, porque en Divinity Original Sin 2 hasta los animales pueden darnos misiones y es que existe un Talento que nos permitirá hablar con ellos. Entre estas misiones secundarias también se incluyen la de los compañeros con historia que llevemos en el grupo y que de complementarlas harán que nos ganemos su confianza (algo que también podemos perder y consecuentemente podrían abandonar el grupo). La resolución de algunas misiones secundarias nos obligará a tomar decisiones que podrían afectar al desarrollo de otras misiones o de la propia historia.

Y ya que hemos mencionado los Talentos, hablemos de los diferentes aspectos de los personajes a los que podremos destinar los diferentes puntos que ganemos al subir de nivel, si bien es cierto, que no obtendremos puntos para todo siempre. Así nos encontramos Atributos, para los que siempre recibimos puntos y que son las estadísticas básicas (Fuerza, Pericia, Inteligencia, Constitución, Memoria e Ingenio); Aptitudes de Combate con Armas, Defensa y Habilidades, que a su vez si dividen en diferentes aspectos; Aptitudes Civiles con Personalidad, Artesanía y Canalladas, que también cuenta con diferentes opciones; y Talentos, que son habilidades pasivas tanto para el combate como para el trato con otros NPCs. Cómo distribuir los puntos que ganemos para cada aspecto nos ayudará a construir los puntos fuertes y débiles de cada personaje del grupo y nos ayudarán en ocasiones a superar situaciones complicadas sin necesidad de entrar en combate o conseguir ciertas cosas mediante el uso de la persuasión (ya sea por nuestra inteligencia, fuerza, constitución, etc.).

En cuanto a las habilidades para el combate, tanto ofensivas como defensivas y de apoyo las aprenderemos al leer libros de habilidades que podremos comprar, obtener como botín o recompensa o incluso crear. Eso sí, habrá que tener en cuenta los puntos y condiciones exigidas para poder aprenderlas; como ejemplo, para poder aprender habilidades como Ariete o Enfurecer, necesitaremos tener puntos en Contienda, mientras que para habilidades como Dagas Ardientes o Ignición tendremos que tener al menos un punto en Piromántico. Hay una amplia cantidad de Aptitudes para el Combate qué determinarán qué habilidades podemos aprender en función de los puntos invertidos en ellas. Además, también tendremos habilidades híbridas. Finalmente, a partir de cierto punto de la historia, tendremos acceso a habilidades de la Fuente, estos son ataques especiales que requerirán de Puntos de la Fuente para poder ejecutarlos y estos solo podremos obtenerlos bien de almas de personajes muertos o pequeños charcos que encontraremos a veces en los escenarios.

El control que tenemos sobre todos los personajes es absoluto, no solo a la hora de distribuir sus puntos de experiencia, sino también para manejarlos en el mapa y en los combates, ya que Divinity Original Sin 2 prescinde del control automático y pone todo el control de los personajes y sus acciones en nuestras manos. Además, en ocasiones iniciar una conversación con determinado personaje puede ocasionar una respuesta diferente del NPC de turno con el que estemos tratando, algo a tener en cuenta para determinadas misiones.

Centrándonos en el combate propiamente dicho, ya hemos comentado que usa un sistema por turnos que nos ofrece una acción pausada, esto permite el que podamos pensar nuestras acciones, aunque no quiere decir que los combates vayan a ser fáciles, la I.A. enemiga es más que competente. Para poder movernos o usar habilidades u objetos consumibles, cada personaje cuenta con unos Puntos de Acción, dependiendo de la habilidad o la distancia, se consumirán diferentes cantidades de PA, por lo que saber gestionarlos en cada turno de personaje será fundamental para afrontar los combates con solvencia. Y en los enfrentamientos no faltarán obstáculos para ponernos las cosas fáciles o difíciles; fáciles, porque podremos usar el entorno al nuestro favor, por ejemplo, destruir un barril de aceite cerca de unos enemigos y prenderle fuego con una flecha incendiaria o un hechizo de fuego y causar daño por fuego, o aprovechar una superficie de agua combinada con hechizos de hielo para congelarla y entorpecer a los enemigos sobre ella. Hay muchas posibilidades y saber combinar el entorno y nuestras habilidades para sacarles el máximo provecho es un punto clave del combate y un aspecto muy estratégico del mismo. Y de ahí lo de ponerlo difícil, porque los enemigos también podrán beneficiarse de ello. Aquí además hay que tener en cuenta el fuego amigo, que no solo puede herir a nuestros personajes, sino también a posibles NPCs neutrales que podrían volverse en nuestra contra. Así como las debilidades o fortalezas tanto de nuestros personajes como de los enemigos.

En general, estamos ante un sistema de combate profundo, desafiante y muy entretenido, que se ve complementado con una amplia variedad de objetos con los que equipar a nuestros personajes, desde armas y armaduras hasta accesorios que nos otorgarán mejoras de estadísticas, habilidades extra o resistencias a determinados elementos. Hay varios niveles de objetos con los Legendarios o Únicos como los más interesantes, aunque nos siempre los más poderosos.

Aparte de los combates, en Divinity Original Sin 2 también encontraremos puzles para resolver, ya sea para acceder a una zona en concreto o conseguir un objeto en particular. No son excesivamente complicados, pero algunos requerirán de investigar las pistas que nos de el juego y del viejo método de lápiz y papel para dar con sus soluciones. También cuenta con un amplio sistema de crafteo para crear desde armas y armaduras, hasta pergaminos, grandas y comida. Todo ello a través de recetas que deberemos ir descubriendo leyendo libros o experimentando nosotros mismos.

Como veis, estamos ante un título muy completo, un RPG clásico que nos mantendrá horas enganchados a su historia. No llega a ser un juego de mundo abierto, pero tenemos prácticamente total libertad de exploración, limitada solo por nuestro nivel y el de los posibles enemigos que podemos encontrarnos en el camino.

Opciones multijugador

Como ya hemos comentado arriba, a Divinity Original Sin 2 podemos jugar acompañados de un amigo, pero también cuenta con otra opción multijugador; la Arena. Se trata de mapas donde se enfrentarán diferentes equipos (hasta cuatro dependiendo del mapa) de entre dos o cuatro personajes, con una serie de condiciones que elegiremos antes de entrar a luchar o vendrán marcadas por el anfitrión que hospede la partida. Para jugar podremos elegir entre diferentes héroes disponibles, todos ellos personajes salidos del juego, con sus propias habilidades y clase.

Encontraremos tres modos de Arena: por turnos local, en la que pueden jugar dos jugadores en la misma consola con un solo mando por turnos. Hospedar partida de Arena, creando nosotros el tipo de partida que queramos. Y unirnos a una partida existente. (Nota: al momento de escribir este análisis aún no había salas disponibles para poder probar este aspecto del juego).

Rivellon, un lugar donde perderse

Veamos ahora el apartado técnico de Divinity Original Sin 2; el equipo de Larian Studios han hecho un buen trabajo adaptando el juego a consolas y vamos a encontrar un control perfectamente amoldado al mando, siendo uno de esos pocos juegos salidos de PC en los que no llegas a echar en falta el ratón y las teclas, ya que la barra de acceso rápido es totalmente personalizable y fácil de usar. Gráficamente tenemos un juego que cumple con solvencia, acompañado de un diseño visual muy detallado para presentar unas localizaciones vivas y bien recreadas, junto a un apartado sonoro notable.

En lo gráfico, el juego se presenta con una perspectiva isométrica, cuya cámara podremos acercar o alejar según nos interese en cada momento. El juego luce bastante bien, con unas animaciones sencillas pero que cumplen sobradamente para ofrecernos unos personajes vivos y dinámicos, con atención a detalles tanto en armas y armaduras como en los escenarios, además de tener buenos efectos gráficos para los diferentes hechizos y habilidades y las consecuencias de estos sobre el escenario y los personajes. La tasa de frames se mantiene bastante estable, aunque notaremos alguna que otra caída, si bien, no llegan a entorpecer el juego. En general ofrece un conjunto sólido, con algún que otro fallo menor, como algo de tearing horizontal, pero que en ningún momento nos sacarán del juego o entorpecerán este.

En cuanto al sonido, el título cuenta con efectos sonoros sencillos pero que cumplen para crear el fondo del mundo vivo en el que nos moveremos, acompañado de una banda sonora de toques épicos que acompaña a la historia de una gran manera y que corre a cargo del compositor Borislav Slavov. El juego está doblado en inglés con un gran nivel de interpretación, mientras que tendremos todos los textos traducidos al español, por lo que no nos perderemos ni un hilo de la trama.

Conclusión

Divinity Original Sin 2 para consolas es un juego que los amantes de los RPG clásicos no deberían dejar pasar; es entretenido, cuenta con una historia absorbente, un sistema de combate por turnos profundo y desafiante, con un apartado técnico trabajado y solvente y una buena cantidad de misiones secundarias con las que completar las horas de trama que nos esperan en el título. Sus diferentes niveles de dificultad lo hacen además asequible para cualquier tipo de jugador, por lo que es una buena forma de iniciarse en el género para aquellos jugadores novatos. No podemos dejar de recomendarlo.

Jugabilidad - 95%
Historia - 85%
Gráficos - 80%
Sonido - 85%

86%

Divinity Original Sin 2 para consolas es un juego que los amantes de los RPG clásicos no deberían dejar pasar; es entretenido, cuenta con una historia absorbente, un sistema de combate por turnos profundo y desafiante, con un apartado técnico trabajado y solvente y una buena cantidad de misiones secundarias con las que completar las horas de trama que nos esperan en el título. Sus diferentes niveles de dificultad lo hacen además asequible para cualquier tipo de jugador, por lo que es una buena forma de iniciarse en el género para aquellos jugadores novatos. No podemos dejar de recomendarlo.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Helena Ramírez

Con un mando en las manos desde... hace mucho. RPGs y conducción, dos géneros bastante diferentes con los que disfruto mucho. Hay un trozo de papel que dice que soy periodista.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies