noviembre 21, 2019 6:16 am

Análisis VA-11 Hall-A – Nuestro bar cyberpunk de siempre

Allá por junio de 2016, el estudio de desarrollo venezolano Sukeban Games lanza para PC el título ciberpunk futurista VA-11 Hall-A.  El juego publicado por Ysbryd Games cosecha muy buenas críticas y más tarde es porteado a la versión de Vita.

Ahora nos encontramos y analizamos esta nueva versión digital del juego lanzada el pasado 2 de mayo de 2019 para Playstation 4.

Así que como bien nos recomienda el juego, ponte cómodo y pilla algo de comer y beber para acompañarnos a descubrir el local de copas VA-11 situado en el HALL-A de la ciudad futurista de Glitch City.

Bienvenido al VALLHALLA

La historia se desarrolla en Glitch City durante el año 207X, una ciudad futurista sumergida en el crimen y la corrupción, que pese a estar bastante avanzada a nivel tecnológico para los humanos y robots autónomos, está muy lejos de ser un lugar de ensueño.

En este distópico mundo nos metemos en el papel de Jill Stingray, una chica que se gana la vida como bartender en un pequeño bar conocido como VA-11 Hall-A. Un pequeño y ordinario oasis que representa una vía de escape para los clientes, la mayoría con implantes cibernéticos. Con solo un par de tragos y una buena conversación por nuestra parte, ayudamos a los pobres personajes a evadir sus problemas.

“Vamos a mezclar bebidas y a cambiar vidas” es la frase con la que Jill comienza cada jornada laboral. Todas las noches nos encontraremos con un diverso número de clientes con los que no tardaremos en empatizar y conocerlos más a fondo. Con el magnífico guion de cada uno de los personajes, entraremos en entretenidas y cotidianas conversaciones sobre la realidad que nos rodea.

Con el paso de los días iremos conociendo a los más o menos habituales personajes, como nuestra jefa Danna, que siempre estará dispuesta a ayudar, Gillian, un colega cuyo pasado es un completo misterio, Alma, una “hacker” lo más cercana a una amiga que tiene Jill, y Dorothy, una animada chica robot prestadora de servicios sexuales, entre muchos otros.

En el transcurso del juego seremos testigos de la evolución de los personajes encontrándonos incluso también con fantasmas del pasado…

“Yo, no señor -contestó-, yo siempre fui camarero”

Tirando aquí un poco off-topic sobre el disparate de Nicanor, en la canción de Sabina “El Cafe de Nicanor”, si hay algo que marca a los camareros (como lo he sido yo) es la cantidad y variedad de conversaciones que puedes tener dentro de la barra de un bar.

Dentro de VA-11 Hall-A podemos encontrar temas de tipo filosóficos sobre el sentido de la vida (humana y artificial), temas sexuales o sobre violencia. Sin embargo, el verdadero secreto de este título está en que sus personajes hablan como nosotros, entre chistes referenciales, frases estúpidas o latiguillos forzados. Todo contribuye a que el VALLHALLA sea un sitio donde uno se desarma y pide atención.

Todo este tipo de conversaciones nos lleva (a lo que para mí) es una de las cosas más potentes de esta visual novel, que es la evolución de nuestro personaje a través del trato con los clientes. A medida que vamos empatizando con ellos, llegamos a tener conversaciones también de nuestros propios problemas. Esto produce un rebote donde los clientes son los que nos ayudan a nosotros mismos. Aquí nuestro personaje comienza a abrirse y produce la historia más profunda y favorita que nos encontraremos en el juego.

Jugabilidad, vaya, poner copas

Como hemos comentado antes el título se asemeja a una visual novel donde no tendremos que tomar ningún tipo de decisión en las conversaciones, sino que tan solo deberemos cumplir correctamente sirviendo las bebidas que nos soliciten nuestros clientes.

A través de un sencillo tutorial explicado por nuestro colega Gillian y un completo recetario de tragos que tenemos en el bar nos manejaremos de forma intuitiva y sencilla para poner las copas que sean necesarias.

La mecánica del juego usando los sticks para elegir los líquidos de cada bebida es bastante simple y puede llegar a ser repetitiva a lo largo del juego. Nuestra interacción en el juego es continuamente escuchar y poner copas. A veces las bebidas serán petición de nuestros clientes y a veces serán algo más ambiguos con su pedido y debemos pensar un poco para descubrir cuál es la bebida deseada.

Aquí es donde llega otro punto clave del título en cuanto a jugabilidad, ya que es importante prestar atención a las conversaciones, pues puede que alguno de ellos nos haya dejado caer días atrás cuál era su bebida preferida, o qué tipo de bebida suele consumir. Si lo hacemos bien, conseguiremos las ansiadas propinas para pagar deudas y poder desbloquear diálogos nuevos y acceder a diferentes finales.

El alcohol y tamaño de la bebida también será un factor determinante para cambiar el rumbo de una conversación, quizá si abusamos un poco del ingrediente “karmotrine” en las bebidas que servimos, haga que nuestros clientes (como un director de un periódico sin pelos en la lengua pasando por youtubers o hasta un cerebro en una jaula) se sientan con ganas de hablar de más y nos dejen momentos memorables y divertidos.

Después de cada jornada laboral recibiremos nuestra paga diaria y cada día antes de ir a trabajar nos pasaremos por la habitación de Jill, donde veremos las interesantes “conversaciones” que tiene con su adorable gato “Fores” y además podemos revisar las últimas noticias de Glitch City en nuestro móvil, que nos irán contando los sucesos que van ocurriendo en la ciudad.

Gráficos y música a lo Cyberpunk

El arte del juego pese a parecer sencillo y con pocos cambios de representación en cuanto al escenario, llega a ser muy llamativo y con una personalidad única. Con una estética cyberpunk retro (inspirada en las novelas visuales japonesas de los años 80/90) representa de manera fantástica a todos los protagonistas y los clientes que se dejan pasan por nuestro bar.

La banda sonora está compuesta por diferentes temas de electropop que dentro de su variedad encontraremos desde temas alegres y movidos, hasta algunos más “chill” que elegiremos para hacer nuestro playlist al principio de cada noche.

El juego se encuentra subtitulado al Inglés y necesita de una comprensión avanzada del idioma, ya que la forma de hablar de los personajes incluye muchos términos de la calle o frases hechas que solo se entienden con  cierta comprensión del idioma utilizado. En un juego donde el peso del argumento recae casi íntegramente en los diálogos, esto puede suponer un problema.

Conclusión

VA-11 HALL-A es una visual novel sobre una bartender en un pequeño bar de una ciudad futurista de Glitch City. Pese a tener una jugabilidad simple y repetitiva, se trata de una pequeña joya que mezcla simulador de barman, personajes carismáticos y conversaciones inteligentes.

No es quizá un juego para todos los públicos y tampoco es un juego sobre grandes aventuras, pero sin embargo este título indie tiene mucho que decir de nuestra conexión y lo que significa para nosotros las conversaciones en los tan pintorescos bares que nos rodean. Con su estética cyberpunk, los usuarios de PlayStation 4 ahora pueden disfrutar de este juego tan diferente y arriesgado.

Historia - 92%
Jugabilidad - 65%
Gráficos - 78%
Sonido - 73%

77%

VA-11 HALL-A es una visual novel sobre una bartender en un pequeño bar de una ciudad futurista de Glitch City. Pese a tener una jugabilidad simple y repetitiva, se trata de una pequeña joya que mezcla simulador de barman, personajes carismáticos y conversaciones inteligentes.

No es quizá un juego para todos los públicos y tampoco es un juego sobre grandes aventuras, pero sin embargo este título indie tiene mucho que decir de nuestra conexión y lo que significa para nosotros las conversaciones en los tan pintorescos bares que nos rodean. Con su estética cyberpunk, los usuarios de PlayStation 4 ahora pueden disfrutar de este juego tan diferente y arriesgado.

User Rating: 4.4 ( 1 votes)

Acerca de borjasnake1

Se presenta un gran sonyer, amante de Metal Gear Solid. Ya desde pequeño con la primera Play y muy vinculado al resto de consolas. Usuario semiactivo de Youtube y Twitch. "No tengo pasado, tampoco tengo futuro, sólo vivo el presente". Snake

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies