octubre 2, 2022 2:34 am

Análisis Digimon Story: Cyber Sleuth – Hacker’s Memory – Regresamos al mundo digital

La franquicia Digimon apareció allá por lo noventa, al amparo del éxito que había supuesto Pokémon y de los diferentes productos y sagas que intentaban replicar la fama del juego de monstruos coleccionables de Nintendo. Aunque nunca llego a ser tan destacable como Pokémon, Digimon alcanzó suficiente notoriedad como para seguir al pie del cañón hoy en día.

Sin embargo, pocos han sido los juegos dignos de mención que ha tenido a lo largo de su historia. El más notable apareció hace un par de años, Digimon Story: Cyber Sleuth, y ya entonces os avisábamos de lo interesante que era como JRPG. Visto esto, parecía lógico que desde Bandai Namco, intentasen aprovechar el tirón y la sorpresa de aquel juego para brindar otra experiencia similar a posibles compradores. Por eso, más tarde de lo esperado, pero aquí está, llega Digimon Story: Cyber Sleuth – Hacker’s Memory.

MÁS SPIN-OFF QUE SECUELA

Decimos esto porque a nivel de guión, la acción transcurre paralela a los eventos que ya vimos en su día en el primer Digimon Story: Cyber Sleuth. Así, muchos de los lugares que vamos a visitar en la aventura y de los secundarios que nos vamos a encontrar están directamente extraídos del anterior título, hasta el punto de que nuestro antiguo protagonista hace algún cameo en este nuevo Digimon Story: Cyber Sleuth – Hacker’s Memory.

De hecho, este reciclaje de elementos del anterior juego es una constante en esta nueva entrega, que se construye sobre lo ya hecho de un modo muy descarado, como iremos viendo a lo largo de este análisis.

Pero hablábamos del argumento de la aventura, y de como en esta ocasión no podemos elegir el sexo de nuestro alter ego, pues ya viene predefinido como varón. Un chico, que ha sido víctima de una de las mayores penurias del mundo, el robo de su identidad en EDEN, el inmenso mundo virtual en el que todo el mundo está conectado. Si no la recupera, está relegado a ser un don nadie en la sociedad, a perder muchos de sus derechos y oportunidades, etcétera. Por eso se ha propuesto encontrar al hacker que se la sustrajo, y para ello se une a un grupo de piratas informáticos buenos conocidos como Hudie. Ellos le ayudan en su misión, y él les ayuda en la suya.

Una trama que como ya es normal viene narrada al estilo de las novelas visuales, con personajes que gesticulan, cajas de texto y fondos estáticos, y todo en completo inglés. Algo curioso si pensamos que el último juego de la franquicia Digimon, Digimon World: Next Order, sí que contó con textos en nuestro idioma. En cualquier caso, y viendo lo importante que es la historia dentro del juego, es recomendable tener un cierto dominio del idioma anglosajón si queremos disfrutar de la experiencia plena.

MUY CONSERVADOR EN LO JUGABLE

Ya hemos advertido que Digimon Story: Cyber Sleuth – Hacker’s Memory utiliza muchos elementos del anterior juego, y esta afirmación es lo que mejor define la jugabilidad del título.

La progresión del juego está dividida en encargos, obligatorios u opcionales, accesibles desde la pantalla del ordenador personal del protagonista. Todas las misiones tienen lugar, o bien en el mundo real, o en el digital. La única diferencia entre ambos es que será en el mundo digital en el que están las mazmorras, y que sólo aquí podemos ver y combatir con nuestros digimon. En el mundo real sólo es posible hablar con personajes no jugadores, visitar tiendas, o explorar el entorno.

El mundo digital está dividido en zonas cada una accesible desde un menú principal que hace acto de presencia al conectarnos a EDEN. No obstante, el diseño de las mazmorras y los entornos digitales vuelven a ser bastante insulsos y poco inspirados. En gran parte porque parecen estar extraídos directamente de Digimon Story: Cyber Sleuth en muchos casos.

Los combates repiten estilo tradicional, con un sistema por turnos en el que la miga está en los famosos monstruos digitales, y su diferentes tipos de ataques y elementos asociados. Ahí es donde reside toda la profundidad de un sistema de sobra conocido por el aficionado de este tipo de juegos o del anterior.

A este respecto, todo lo relacionado con los monstruos digitales adquiere un claro protagonismo y absorbe gran cantidad de las horas de juego. Con el DigiLab de vuelta, toca entrenarlos, hacerlos evolucionar para que se vuelvan más poderosos, equiparles mejoras, encargarles misiones en un jardín especial, etcétera. Si ya teníamos más de 200 en el primer Digimon Story: Cyber Sleuth, ahora, en Digimon Story: Cyber Sleuth – Hacker’s Memory la cifra asciende a unos 320, por lo que a los coleccionistas les queda mucha tarea por delante para hacerse con todos.

TAMBIÉN POCO CAMBIO EN LO VISUAL

Nos repetimos más que el ajo, pero es cierto que también en el apartado audiovisual estamos ante otro despliegue de reutilización de recursos.

A nivel gráfico Digimon Story: Cyber Sleuth – Hacker’s Memory está muy alejado del cenit técnico que han establecido otros títulos. De hecho tampoco está a la par de competidores directos dentro de los JRPG, como Persona 5, World of Final Fantasy, etcétera. Hablamos pues de un juego que goza de un apartado visual bonito, correcto, más vistoso en su representación de los personajes y los digimon, que de los escenarios y entornos, pero ya está. También cuenta con algunos defectos, como una resolución inferior al estándar actual, y algunas texturas algo pobres.

Lo mejor que podemos decir en este sentido, es que tiene un rendimiento perfecto, sin parón ninguno, pero tampoco tiene mucho mérito teniendo en cuenta la poca exigencia visual del conjunto gráfico del juego. Esto es así, porque aunque en nuestro país solo ha sido distribuido en PlayStation 4, en Japón comparte plataforma de desarrollo con PlayStation Vita, por lo que su origen portátil es visible.

La banda sonora, por su parte, también repite. Es la misma que la de Digimon Story: Cyber Sleuth, por lo que de nuevo estamos ante una serie de composiciones electrónicas que casan bastante con la temática del juego.

Por otro lado, las voces de Digimon Story: Cyber Sleuth – Hacker’s Memory vienen en japonés y una vez más estamos ante un trabajo que nos ha parecido poco convincente.Tal vez sea que estamos acostumbrados a la sobre actuación propia de los juegos japoneses, y este trabajo algo más sobrio nos choca.

CONCLUSIÓN

Digimon Story: Cyber Sleuth – Hacker’s Memory es un ejemplo claro de ese tipo de juegos que están hechos para exprimir más beneficios de un título de éxito. Construido sobre la base de lo que ya hizo notable al primer juego, esta nueva entrega tan sólo le añade unas pocas novedades de poco peso y se disfraza de juego nuevo. ¿Queremos decir con esto que Digimon Story: Cyber Sleuth – Hacker’s Memory es malo? No, porque lo que hizo tan válido al primer Digimon Story: Cyber Sleuth, le hace válido igualmente a éste. Pero, al mismo tiempo, no hay nada que haga avanzar la fórmula, que introduzca una novedad que justifique que tengamos un nuevo juego. Sigue siendo un buen JRPG, pero debemos ser conscientes de que es más de lo mismo, para lo bueno, y para lo malo.

(Este análisis ha sido realizado con una copia digital del juego suministrada por Bandai Namco Entertainment Europa).

Historia - 80%
Juganilidad - 80%
Gráficos - 75%
Sonido - 75%

78%

Digimon Story: Cyber Sleuth - Hacker's Memory es un ejemplo claro de ese tipo de juegos que están hechos para exprimir más beneficios de un título de éxito. Construido sobre la base de lo que ya hizo notable al primer juego, esta nueva entrega tan sólo le añade unas pocas novedades de poco peso y se disfraza de juego nuevo. ¿Queremos decir con esto que Digimon Story: Cyber Sleuth - Hacker's Memory es malo? No, porque lo que hizo tan válido al primer Digimon Story: Cyber Sleuth, le hace válido igualmente a éste. Pero, al mismo tiempo, no hay nada que haga avanzar la fórmula, que introduzca una novedad que justifique que tengamos un nuevo juego. Sigue siendo un buen JRPG, pero debemos ser conscientes de que es más de lo mismo, para lo bueno, y para lo malo.

User Rating: 3.8 ( 1 votes)

Acerca de Luis Miguel Fernández

Solo soy un loco soñador que disfruta escribiendo y jugando. Con 5 añitos ya sufría mis primeros Game Over en una Master System y desde entonces no he soltado un mando o un teclado. Amante de cualquier plataforma en la que se puedan jugar joyas del videojuego y ansioso por convertir ese amor en una profesión. También se supone que soy comunicador audiovisual, escribo relatos para libros y hago un webcomic. Llego a este equipo a darlo todo y a compartir esta pasión con todos vosotros, compañeros y lectores.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies