diciembre 15, 2018 2:25 pm

Análisis Shenmue I y II HD – Una vuelta a la inconclusa historia de Ryo Hazuki

SEGA trae de vuelta estos dos clásicos de Dreamcast que se han hecho de rogar.

El pasado 21 de agosto la serie Shenmue por fin tuvo una reedición. Algo muy esperado por mucha gente, tanto viejos fans que jugaron a los originales de Dreamcast, como muchos otros que no tuvieron la oportunidad pero lo deseaban tras llevar años escuchando buenas críticas sobre esta saga de Yu Suzuki.

El motivo de este retorno en versión remasterizada es el futuro lanzamiento de Shenmue III, uno de los juegos que jamás pensamos que llegase a existir y con el que Sony causó un gran impacto al anunciar su Kickstarter en el E3 2015. Con esto en mente, parecía lógico que SEGA quisiera aprovechar el tirón para ofrecer la experiencia Shenmue a un buen número de jugadores que no la han probado.

TENDRÉ MI VENGANZA

El argumento de Shenmue I & II HD nos cuenta la historia de Ryo Hazuki, un joven japonés que un día vuelve a su casa para descubrir a su padre siendo amenazado por un mafioso chino que le exige que le entregue un objeto al que se refiere como el Espejo del Dragón. Por defender a su hijo, el padre acaba muriendo a manos de Lan Di, el villano, y se marcha con el objeto, tras haber dejado huérfano a Ryo. A partir de este trágico suceso Ryo jurará venganza, y se embarcará en un extenso viaje en busca del asesino de su padre.

Shenmue I tendrá lugar enteramente en Japón. Allí, Ryo empezará a conseguir las primeras informaciones sobre quién es Lan Di, qué significado tiene el Espejo del Dragón, y que su padre le ocultaba muchos secretos sobre su vida pasada y juventud.

Shenmue II, por su parte, transcurre en Hong Kong, con un Ryo Hazuki que ha dejado atrás a su familia y amigos en su búsqueda de la venganza, y que tendrá que descubrir más información y aliados en un país extranjero.

Aunque advertimos que la historia ideada por Yu Suzuki queda lejos de concluir en estos dos juegos, pues se trata de un guión ambicioso que su creador siempre ha defendido le llevaría varios juegos más el ver finalizado, se trata de una de las historias de la industria del videojuego más épica, cinematográfica y memorable que hemos tenido ocasión de jugar en nuestros años de vida.

Y es aquí dónde llega el jarro de agua fría, porque en un movimiento poco comprensible, SEGA no ha aprovechado esta nueva versión para traducir los subtítulos a más idiomas, entre ellos el español, y seguimos estando ante dos juego íntegramente en inglés, pero, por vez primera, con la opción de tenerlo en japonés para el mercado internacional.

UN AUTÉNTICO MUNDO VIVO

Tanto el primer juego, como su secuela, fueron dos pioneros en introducir elementos y características que hoy damos por supuestas en los juegos de mundo abierto, como los ciclos de día y noche, los minijuegos y actividades secundarias, o la inclusión de personajes no jugadores con una rutina propia.

El mundo de Shenmue es un mundo vivo, y aunque su mapa no sea en ninguna de las dos entregas inmenso como hoy en día, o esté dividido entre zonas con tiempos de carga, el hecho de ser un espacio acotado lo hace más realista que muchos juegos más actuales.

Decir que los personajes no jugadores tienen una rutina diaria es quedarse cortos en su descripción. Nuestros vecinos visitan tiendas, abren y cierran sus negocios según los horarios comerciales establecidos, se marchan a su casa a la noche o salen de bares si así lo prefieren. No es extraño ver al dueño de un restaurante comprar a primera hora de la mañana en una carnicería, para posteriormente ir a trabajar, y a la hora de cerrar seguirle hasta su casa. Además, ni en Shenmue, ni en Shenmue II, veremos a dos personajes con el mismo rostro.  Algunos están más trabajados que otros, pero es factible aprenderse el nombre y reconocer a cada secundario del mapeado porque tienen un modelado diferente, rutina diferente, y voz diferente.

Pero la verosimilitud del mundo no la dan solo los habitantes del escenario, también lo que puede hacerse en él. Aquí de nuevo Shenmue volvía a sorprender en su tiempo con muchas actividades secundarias y pequeños detalles, como el poder tomarnos un refresco, jugar a los dardos, a viejos juegos de SEGA en los recreativos o comprar en los supermercados cintas de música y otros productos que nos permiten entrar en una rifa dónde el primer premio son juegos completos de Sega Saturn.

También podíamos invertir nuestro dinero y tiempo en coleccionar muñequitos, o perfeccionar nuestros movimientos de combate, e incluso, llegado cierto momento en la aventura, trabajar para ganarnos un sueldo.

Shenmue II, por su parte, ampliaba en gran medida el número de actividades a realizar con trabajos, juegos de azar, pulsos, y más.

Shenmue I & II pone a nuestra disposición un mundo vivo lleno de posibilidades y pequeños detalles que lo convierten en una experiencia inolvidable.

YA SÉ KUNG-FU

En ambos juegos la aventura está centrada sobre todo en investigar, hablar con la gente, explorar las localizaciones y examinar pistas. Es un juego muy cinematográfico que nos lleva a ser participes del día a día de Ryo Hazuki y su búsqueda del asesino de su padre. Es un camino, que en algunos momentos, le va a llevar a meterse en problemas.

Estas partes de acción, el juego las resuelve de dos modos distintos, bien mediante Quick Time Events, o bien mediante combates.

El primer caso es de sobra conocido, pues a raíz de la aparición de esta saga, y su utilización de los mismos en escenas de vídeo con un alto componente de acción, han sido muchos otros los juegos que han imitado la fórmula. Bastará con pulsar los botones indicados con agilidad cuándo aparezcan en pantalla, si queremos que Ryo supere con éxito la escena de vídeo, si no habrá que repetirla hasta que salga bien.

Más control nos ofrece el sistema de combate. Es aquí dónde ponemos en práctica las técnicas de combate aprendidas, realizadas mediante combinaciones de botones. Podemos golpear con nuestros puños y patadas, y realizar devastadores combos como si de un juego de lucha se tratase. También existe la posibilidad de hacer llaves y de esquivar y contrarrestar los golpes de los enemigos. El sistema tiene un complejidad media, y lleva su tiempo hacerse con él, pero convierte a los combates en un espectáculo de cine, con los contendientes lanzándose golpes, esquivando, contrarrestándolos. La lastima es la cámara, que nunca se sitúa en la posición adecuada y nos deja vendidos ante muchos golpes que no vemos venir.

ACTUALIZADO PARA LAS CONSOLAS MODERNAS

Shenmue I & II se ven mejor que nunca. Comparándolo con los juegos originales de Dreamcast, las diferencias saltan a la vista. Las resoluciones se han adaptado a los estándares actuales, y estamos ante dos títulos que se ven más nítidos que antes. Los juegos alcanzan ahora los 16:9 en partida, aunque se puede a poner a 4:3 si nos sentimos nostálgicos. Curiosamente, sin embargo, las escenas de vídeo siguen estando a 4:3 y no se pueden cambiar.

La potencia superior de los hardwares actuales han permitido reducir los tiempos de carga al mínimo, con unas duraciones que no superan el segundo entre zona y zona. Teniendo en cuenta que en los originales podían demorarse varios segundos entre zonas, los actuales son testimoniales. Tampoco se producen ralentizaciones al recorrer las diferentes áreas, por lo que atrás quedaron los momentos en Dobuita o Queens Street dónde la tasa de frames por segundo caía en puntos concretos. El juego se mueve más fluido que nunca.

Sin embargo el motor gráfico sigue adoleciendo de un clipping importante, y es común ver a personajes secundarios aparecer de la nada cuándo ya los tenemos encima. Por qué se ha mantenido esto, y no se ha corregido, se nos escapa.

CONCLUSIÓN

Shenmue I & II HD es una remasterización que se ha quedado algo corta. Suponía la oportunidad perfecta para que SEGA hiciera la mejor versión de estos clásicos. En cierto sentido, es la mejor versión que existe de Shenmue I & II, pero sigue estando ausente una traducción al castellano, y alguna limitación gráfica no ha sido corregida del todo. Independientemente de esto estamos ante una ocasión de oro para volver a disfrutar, o hacerlo por primera vez, de dos juegos magníficos que fueron pioneros en muchas cosas que hoy son norma.

Historia - 95%
Jugabilidad - 90%
Gráficos - 80%
Sonido - 80%

86%

Shenmue I & II HD es una remasterización que se ha quedado algo corta. Suponía la oportunidad perfecta para que SEGA hiciera la mejor versión de estos clásicos. En cierto sentido, es la mejor versión que existe de Shenmue I & II, pero sigue estando ausente una traducción al castellano, y alguna limitación gráfica no ha sido corregida del todo. Independientemente de esto estamos ante una ocasión de oro para volver a disfrutar, o hacerlo por primera vez, de dos juegos magníficos que fueron pioneros en muchas cosas que hoy son norma.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Luis Miguel Fernández

Solo soy un loco soñador que disfruta escribiendo y jugando. Con 5 añitos ya sufría mis primeros Game Over en una Master System y desde entonces no he soltado un mando o un teclado. Amante de cualquier plataforma en la que se puedan jugar joyas del videojuego y ansioso por convertir ese amor en una profesión. También se supone que soy comunicador audiovisual, escribo relatos para libros y hago un webcomic. Llego a este equipo a darlo todo y a compartir esta pasión con todos vosotros, compañeros y lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies