octubre 13, 2019 1:00 pm

Análisis Just Cause 4 – El Orden del Caos

Just Cause 4 Main Theme

Desde comienzos del último mes del año que tenemos en nuestras consolas la última entrega de Avalanche Studios. Just Cause 4 llega para continuar desarrollando la saga de Rico Rodríguez donde en esta ocasión el estudio se estrenaba con un nuevo motor gráfico creado especialmente para afrontar el nuevo reto en la saga, Apex Engine y su refuerzo en la experiencia con la adición de la climatología.

Como si de un héroe de acción cinematográfico protagonista de una película de Michael Bay se tratase, Just Cause 4 nos presenta una nueva historia en la que derrocar a una asociación que trata de controlar el mundo, en este caso con el desarrollo de un nuevo arma en una tierra ficticia. Explosiones, cosas por los aires, aviones, helicópteros, grandes despliegues armamentísticos y mucho caos es lo que nos esperará en esta nueva entrega. A continuación os vamos a ofrecer nuestra impresión y crítica sobre el título que desde el 4 de diciembre está disponible en Playstation 4. Preparad vuestro paracaídas, porque nos lanzamos desde las alturas para aterrizar en Solís.

Just Cause 4 traje aereo 2

Una nueva gran amenaza

Aunque nuestro protagonista ya no forma parte de la agencia, Rico Rodríguez emprende una misión desligado de esta organización para enfrentarse al megalómano Oscar Espinosa, que bajo la cara de su principal lugarteniente, Gabriela Morales, y su ejército de mercenarios conocidos como La Mano Negra, tiene bajo sumisión la tierra de Solís, una región en la que nuestra principal función será desencadenar una revolución en toda regla. Para ello, tras conocer de primera mano sobre lo que está detrás esta facción mercenaria, toca empezar desde cero, pero con el apoyo de las gentes de Solís, que tras mucho tiempo sometidos bajo un reinado de terror, nuestra presencia le infunde esperanzas a una población que ve un resquicio de alivio a través de nuestras acciones. Para ello, nos meteremos en el sandbox más grande creado por Avalanche en el que no sólo explosiones y acrobacias con nuestro traje planeador, nuestro paracaídas y nuestro inseparable gancho serán los protagonistas, también una novedad que debuta en esta nueva entrega gracias al motor gráfico desarrollo por el estudio de Apex Engine, donde a la fórmula de la saga Just Cause 4 añade los efectos de la climatología extrema.

Tras todo esto toca explorar lo que forma parte del gameplay tal cual, donde una vez más Just Cause 4 goza de un dinamismo y un movimiento realmente fluido en el que recorrer kilómetros y kilómetros ya sea a bordo de un vehículo o enganchándole globos y hacerlo flotar para enfrentarnos a los enemigos en las alturas. Para ello, y para que el frenetismo de su gameplay no se vea ralentizado, el juego cuenta con un sistema de asociación visual que nos permitirá diferenciar a simple vista no sólo enemigos de aliados, sino también elementos susceptibles de hacerlos explotar o engancharnos para coger impulso o hacerlo desplomarse sobre nuestros enemigos. Todo ello conforma en sí una receta de éxtasis, caos y destrucción en la que si ya somos fans de la saga, vamos a encontrar más de lo mismo pero en esta ocasión a una escala mayor.

Just Cause 4 render

Y como todo buen sandbox que se precie, no sólo podremos cumplir las tareas principales para avanzar en la historia, a medida que vamos controlando territorios, es decir, haciendo que la influencia de la facción revolucionaria sea cada vez mayor reclutando más gente para realizar labores dentro de la provincia, también tenemos una gran cantidad de tareas opcionales por hacer, tareas de escolta, misiones para reunir recursos y fortalecer la resistencia, exploración de ruinas arqueológicas y como no podía ser de otra manera, espectaculares saltos desde las alturas donde tenemos, literalmente, más de 400 tareas por hacer (sí habéis leído bien). No obstante, dadas las centenares de misiones por hacer, hemos de decir que el abanico de posibilidades se precia pequeño, sí tenemos un montón de cosas por hacer, pero casi siempre son las mismas, por lo que repetir y aplicar será la tónica común para que los completistas consigan limpiar el mapa de tareas por hacer, si el tedio de la repetitivad no se apodera antes de la experiencia. Además, el control de los vehículos es algo tosco, aunque cada tipo de vehículo se siente y maneja diferente de los demás, donde una vez más será nuestro gancho y traje planeador nuestra principal elección a no ser que la distancia a cubrir sea realmente amplia.

Aun así, hemos de decir que Just Cause 4 cumple sobradamente su cometido, que es divertir y entretener ofreciendo una experiencia muy continuísta en su fórmula, con los aspectos clásicos de la saga que llegan con ciertas mejoras respecto a sagas anteriores, pero también nos hemos dado cuenta que la experiencia jugable del título necesita renovarse si no quiere caer en el olvido, ya que aunque el título se puede llegar a completar en aproximadamente 25-30 horas, es muy posible que cuando llevemos cuatro o cinco horas ya estemos aburridos de tanto caos, explosión y destrucción, con una historia aceptable, aunque más bien sirve como una mera escusa para meternos en situación y darnos motivos para que el caos sea el principal protagonista de esta entrega, una vez más.

Just Cause 4 tornado

Apatado Técnico

Ahora es el momento de hablar del rendimiento en Playstation 4 Pro, el hardware donde hemos realizado esta review, de Just Cause 4. Gráficamente hablando hemos de decir que el juego se comporta de forma muy sólida, una experiencia que se mantiene en el estándar de una resolución Full HD 1080p y una tasa de fotogramas bloqueada en los 30 frames por segundo. Destacamos la solidez del título en la consola de Sony, porque como bien sabéis, en las situaciones más peliagudas es donde puede que se note algún que otro problema de rendimiento, pero en las diferentes sesiones de juego que hemos invertido para compeltar el título, ni con decenas de explosiones en pantalla, ni con tornados o fuertes vientos y lluvias, hemos notado que se resienta ni muestre un rendimiento menor. No obstante, aunque tenemos que este aspecto es su punto más fuerte, y no es para menos ya que es su principal baza, hay otros aspectos donde se nota que habría hecho falta más algo de cuidado, sobre todo en un título que se desarrolla tomando como base el gameplay de un mundo abierto.

Elementos como el diseño de los personajes y las animaciones no se sienten tan cuidados o con tantas horas de trabajo como el aspecto ya mencionado, así como las físicas de interacción con nuestro gancho y sus complementos, las cuales a veces resultan un tanto exageradas, incluso desembocando en situaciones la mar de hilarantes, como por ejemplo ponerle varios cohetes a un enemigo y verle dar decenas de vueltas, pero quien dice un enemigo también dice un animal, un vehículo o incluso hasta la propia vegetación (sí, hemos puesto cohetes a un gran árbol, había que probarlo, ¿no?). De igual manera, como ya os hemos indicado anteriormente, el buque insignia de este Just Cause 4 son los efectos de climatología extrema, y aquí es donde el título saca nota, tornados, tormentas, ventiscas, que además de ser explotadas jugablemente de una forma soberbia lucen realmente espectaculares.

Por último, teniendo en cuenta el apartado sonoro, destacar que además de explosiones, truenos, vehículos y demás, el título cuenta con un doblaje al castellano íntegro, donde tenemos que, por ejemplo reconoceremos la voz de nuestro Rico Rodríguez, que es el mismo actor de doblaje que le pone la voz a uno de los hermanos de Joseph Seed en Far Cry 5, Jacob Seed, el actor de doblaje Iñaki Crespo. También tenemos una banda sonora aceptable, que incluso en los momentos en lo que el juego lo necesita, como las increíbles acrobacias en las secuencias de vídeo así como en algunas partes del juego como las persecuciones o lo saltos acrobáticos, funciona de forma muy correcta.

Just Cause 4 globos

Conclusiones

Just Cause 4 es, una vez más, un sandbox de los de siempre, que una vez destaca por su principal característica, el caos y la destrucción llevados al límite en un Solís que tiene en su haber un nuevo elemento para la saga, la climatología extrema, que se comporta y luce de forma espectacular que nos llevará aproximadamente 25 horas completar. No obstante, aunque para los fans de la saga Avalanche Studio ha creado un título que ofrece más de lo que gusta, también se siente que necesita algo de renovación en su gameplay, que cuenta con una historia no tan profunda que casi es una mera escusa para ponernos a volar cosas por los aires y no ofrece apenas trasfondo. Técnicamente el juego se comporta de forma soberbia, aunque hay elementos en el diseño de personajes, algunas físicas demasiado exageradas y otros aspectos que en comparación con otros los efectos climatológicos y dadas las posibilidades de Apex Engine, podría haber llegado con algo más de cuidado.

Hemos realizado la review de Just Cause 4 gracias a una copia en formato físico proporcionada por Bandai Namco España.

Jugabilidad - 70%
Gráficos - 75%
Sonido - 70%

72%

Just Cause 4 es, una vez más, un sandbox de los de siempre, que una vez destaca por su principal característica, el caos y la destrucción llevados al límite en un Solís que tiene en su haber un nuevo elemento para la saga, la climatología extrema, que se comporta y luce de forma espectacular que nos llevará aproximadamente 25 horas completar. No obstante, aunque para los fans de la saga Avalanche Studio ha creado un título que ofrece más de lo que gusta, también se siente que necesita algo de renovación en su gameplay, que cuenta con una historia no tan profunda que casi es una mera escusa para ponernos a volar cosas por los aires y no ofrece apenas trasfondo. Técnicamente el juego se comporta de forma soberbia, aunque hay elementos en el diseño de personajes, algunas físicas demasiado exageradas y otros aspectos que en comparación con otros los efectos climatológicos y dadas las posibilidades de Apex Engine, podría haber llegado con algo más de cuidado.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Jesús "AbAdDeJoTa" Abad Madrazo

Nacido y criado en Racoon City, con Crash Bandicoot por vecino, amigo y hermano. Amante de los eSports y de la música electrónica a partes iguales. Aunque las primeras consolas que pasaron por mis manos fugazmente fueron una Atari 2600 y después una Snes, desde niño siempre he sabido apreciar un buen videojuego. Administrativo de profesión y jugón por pasión, nunca desperdicio el placer de coger el mando para disfrutar de una buena experiencia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies