marzo 20, 2019 2:59 pm

Análisis Resident Evil 2 – Resucita un clásico

Os contamos qué nos ha parecido esta nueva versión del juego original.

Dada la trayectoria que había mantenido Capcom con su segunda franquicia más popular en la última década, dónde solo la séptima entrega de la serie Resident Evil había sido merecedora de grandes halagos, pocas esperanzas teníamos puestas en la compañía cuando anunciaron que daban luz verde a la realización de un remake de Resident Evil 2, la mejor de las entregas clásicas.

Ahora que el juego ha aterrizado, y que no nos hemos despegado de él desde su lanzamiento el pasado 25 de enero, no podemos sino rendirnos a los pies de los nipones, que han sabido traer de vuelta un juego al que guardamos gran cariño.

¿Y DICES QUE NADIE SABE CÓMO EMPEZÓ?

A estas alturas, a nadie debería sonarle a nueva la historia de Resident Evil 2. El guión de este remake, es el mismo, con Leon y Claire llegando a la ciudad de Raccoon City por motivos diferentes, para descubrirla infestada de muertos vivientes y otro tipo de mutaciones extrañas. Atrapados en ella, les toca hacer todo lo que puedan para salir de allí con vida, a la par que van descubriendo cuales fueron los motivos para que se iniciara el brote infeccioso que asola la localidad, y quién está detrás de la catástrofe.

Que el argumento base que sustenta la narración del juego sea el mismo, no quiere decir que haya permanecido inalterado.

Capcom ha aprovechado la oportunidad para actualizar la narrativa del videojuego, que ahora está mejor transmitida al jugador, gracias a la tecnología moderna y a los avances que han tenido lugar en estos 20 años desde que viera la luz la entrega original.

Así, muchos diálogos han sido retocados, y ahora parecen tener mucho más sentido y lógica de lo que tenían antaño. Las motivaciones de diversos secundarios se han explicado con más detalle, y se les ha dado más presencia de la que tuvieron en el pasado. Personajes como Sherry o Ada, llegan a tener sus propios momentos jugables, y podemos entender mucho mejor por qué tipos como el comisario Brian Irons colabora con William Birkin, o por qué Claire no sabía de la desaparición de su hermano Chris Redfield.

Del mismo modo, Resident Evil 2 está lleno de nuevas escenas de vídeo, y secuencias jugables que transforman la experiencia original. No todos los sucesos y encuentros tienen lugar en el mismo instante en el que los recordamos. Es algo que busca sorprender al jugador veterano de inicio, pero a medida que uno analiza el tempo de los mismos, se va percatando que también se quiere hilvanar el relato mejor de lo que se hizo en el pasado.

No nos malinterpretéis, el argumento sigue teniendo ese tono de película de serie B, pero Capcom se ha molestado en darle un contexto más elaborado y en procurar un mejor desarrollo de los eventos que conforman la historia del juego.

CLÁSICO Y MODERNO

Uno de los puntos que más nos han ganado en este Resident Evil 2 ha sido la buena adaptación de la jugabilidad clásica a las tendencias actuales.

Atrás quedaron los días de los controles de tanque y las cámaras fijas, algo muy criticado por las generaciones actuales. En su lugar, la cámara sigue al personaje por encima del hombro, como llevamos viendo desde Resident Evil 4. Esto nos permite tener una mejor situación espacial, maniobrar mejor y apuntar con más precisión. Se trata de un control más cómodo, que además solventa viejos problemas ya superados, como la necesidad de parar la acción y recurrir al inventario cada vez que se quiere cambiar de arma o utilizar un objeto.

Este esquema jugable ha sido una constante desde que la franquicia dio un giro hacia la acción hace varios años. Con Resident Evil 2, sin embargo, han sabido compaginarlo con una experiencia survival horror clásica.

Porque aunque se controle distinto, Resident Evil 2 sigue transmitiendo las mismas sensaciones que ya tuvimos hace una veintena de años. El terror de explorar las diferentes habitaciones de la comisaría de policía, el alcantarillado o instalaciones secretas de Umbrella, sin saber qué nos espera tras cada esquina sigue presente.

Más aún si tenemos en cuenta que de nuevo, los recursos vuelven a ser limitados, y el espacio en el inventario también. Y aunque esto puede incomodar a más de un jugador, mucho nos tememos que la gestión de recursos, así como valorar si merece la pena correr riesgos por ir a recuperar ciertos objetos es parte de la experiencia survival horror clásica. Capcom ha obrado bien al mantener esta característica jugable, que no va precisamente acorde con las jugabilidades más actuales.

Para hacernos la vida un poco más sencilla, el mapa se ha actualizado con nuevas funciones, y ahora también marca si hemos explorado una habitación por completo, obteniendo todos los items que en ella se encuentran, o marcándolos si no los hemos recogido. Al mismo tiempo, como hacía Silent Hill en el pasado, señala las localizaciones que tienen puzzles sin resolver.

Estos últimos han sido modificados en su práctica totalidad o son directamente nuevos. Esto implica que nuestros conocimientos previos sobre el juego pueden ayudarnos a discernir qué hay que hacer, pero la misma solución de antaño no será válida. En líneas generales son sencillos de comprender y solventar pero tampoco hemos visto ninguno que nos haya resultado memorable.

A nuestro parecer destacan más aquellos cuya resolución es necesaria para la obtención de recursos útiles, como las cajas fuertes, los armarios, o las armas guardadas en habitaciones de seguridad. Resulta de lo más satisfactorio dar con la clave en estos casos, porque el premio es tangible, y siempre implican obtener un valioso recurso que nos ayuda a afrontar combates futuros.

NO HAGAS COMO YO. NO DUDES.

No se puede tener una experiencia survival horror completa si no hay unos cuantos enemigos a lo que sobrevivir, y entre alegría y pena tenemos que confirmar que no es nada fácil sobrevivir en Resident Evil 2.

Uno podría pensar que retornar a los incombustibles zombis tontos y lentos iría en detrimento de la experiencia de juego, cuándo la saga lleva ya tiempo poniendo a seres bastante más inteligentes y <<peligrosos>> que sus monstruos originales. Estaríamos equivocados.

Los muertos vivientes de Resident Evil 2 son unos de los enemigos más agobiantes y temibles a los que nos hemos enfrentado en juego de terror alguno. No los detienen las puertas, tragan balas como si fueran caramelos, y nunca sabes si volverán a levantarse cuándo los dabas por liquidados. Y son peores cuando van acompañados.

Si antaño lidiar con ellos era fácil con un poco de práctica, ahora son un auténtico incordio que pueden ponernos en serios aprietos si no andamos con cuidado. Verse rodeado por ellos es una de las experiencias más tensas que este redactor ha sufrido en sus carnes en los últimos años.

Por supuesto, si los enemigos básicos son así, el resto no les andan a la zaga. Todo el repertorio es terrible, pero dos horrores se alzan como claros protagonistas durante la aventura; los Lickers y Mr.X.

Los Lickers o <<Lamedores>> fueron uno de los enemigos más representativos de Resident Evil 2 en el pasado. Su escena de presentación se convirtió en memorable en su día, y aunque en esta nueva versión no aparecen en escena de forma tan destacada, su presencia se hace inolvidable cada vez que salen a la palestra. Rápidos, resistentes y letales, cada encuentro con ellos es un suplicio y un suicidio si no se utilizan armas de fuego más poderosas que una pistola.

Por su parte, Mr.X fue uno de esos enemigos que hicieron saltar a más de uno en su silla, y cuyas apariciones inesperadas acabarían por evolucionar en lo que fue Nemesis en Resident Evil 3. En su versión moderna, estamos ante un enemigo imparable, al que sólo podemos frenar durante unos segundos, y que nos perseguirá sin prisa pero sin pausa por toda la comisaría, convirtiéndose en la fuente de las pesadillas de muchos jugadores de esta nueva versión.

PARECÍA UN MUERTO. UN MUERTO VIVIENTE

Resident Evil 2 cuenta con un apartado gráfico sorprendente, gracias a estar construido sobre el motor RE Engine. Éste es el mismo que la editora utilizó para Resident Evil 7, y al que le está tomando cada vez mejor el pulso, con una tasa de frames estable y sin errores de rendimiento de ninguna clase. Prueba de ello es que también se están valiendo de él para otros grandes lanzamientos, como Devil May Cry 5.

Tanto los modelos de los distintos personajes, como sus animaciones en escenas de vídeo y durante el juego quitan el hipo. En este sentido, los enemigos también están perfectamente recreados en toda su putrefacta gloria.

Resident Evil 2 es un juego de horror visceral, y no se contiene a la hora de mostrar escenas gore con todo lujo de detalles, impensables en 1998, con personas siendo devoradas o zombis que pierden miembros cuando les impactamos en zonas concretas. Algo importante para hacer llegar al jugador esa horripilante situación en la que están enfrascados los protagonistas.

Pero el juego también sabe ser comedido cuando conviene, generando tensión y pavor por lo que pudiera aparecer, en lugar de mostrarlo. En este sentido contribuye al resultado final un espléndido trabajo con las luces y la nueva posición de la cámara.

La presentación visual del título busca jugar con las expectativas del jugador, con entornos muy detallados y pobremente iluminados en los que nunca se encuentra seguro. Siempre expectante ante lo que pudiera aparecer tras cada esquina, Resident Evil 2 es un título más terrorífico de lo que fue su entrega original.

Pero el terror del programa no entra sólo por los ojos, también lo hace por los oídos.

La banda sonora es nueva, aunque muchos temas tienen acordes y partes extraídos de los cortes originales que nos retrotraen al pasado. De este modo Shusaku Uchiyama rinde homenaje a las composiciones que realizó en el pasado con Masami Ueda y Shun Nishigaki.

Aún con esto, la música decide tomar un papel menos relevante que entonces, y el acompañamiento musical queda muy limitado, en favor del silencio y los efectos sonoros.

De esta manera, se acentúa la soledad ante lo tranquilo del entorno, aderezado con subidas de tensión, cuándo uno escucha ruidos que provienen de ninguna parte, pero que le impiden relajarse. Así pues, el silencio es en este caso una parte importante de la banda sonora, aunque pueda parecer contradictorio.

Por último Resident Evil 2 nos llega traducido y doblado al castellano, algo a lo que Capcom nos tiene acostumbrados desde hace ya tiempo. En este apartado, el trabajo realizado es notable, con grandes nombres de la profesión como son Lorenzo Beteta y Ana de Castro en los papeles de Leon y Claire respectivamente.

CONCLUSIONES

El Resident Evil 2 de 1998 era el juego mejor valorado de la franquicia, y uno de los más queridos por los aficionados. Por eso, pensábamos que merecía un respeto por parte de la compañía que lo editó en su día, y hacer un remake del mismo era un asunto peliagudo.

Para nuestra eterna alegría, el resultado ha sido más que positivo, con un nuevo juego que ha sabido adaptarse de un modo magistral a los tiempos que corren, en lo jugable y en lo visual, y que no nos cabe duda servirá para que muchos lo revisiten, o lo experimenten por primera vez.

Resident Evil 2 es uno de los mejores juegos en lo que llevamos de 2019, y deberías jugarlo.

Hemos realizado el presente análisis con una copia de prensa proporcionada por Koch Media en una PlayStation 4.

Historia - 85%
Jugabilidad - 90%
Gráficos - 95%
Sonido - 90%

90%

Resident Evil 2 de 1998 era el juego mejor valorado de la franquicia, y uno de los más queridos por los aficionados. Por eso, pensábamos que merecía un respeto por parte de la compañía que lo editó en su día, y hacer un remake del mismo era un asunto peliagudo. Para nuestra eterna alegría, el resultado ha sido más que positivo, con un nuevo juego que ha sabido adaptarse de un modo magistral a los tiempos que corren, en lo jugable y en lo visual, y que no nos cabe duda servirá para que muchos lo revisiten, o lo experimenten por primera vez. Resident Evil 2 es uno de los mejores juegos en lo que llevamos de 2019, y deberías jugarlo.

User Rating: 4.5 ( 1 votes)

Acerca de Luis Miguel Fernández

Solo soy un loco soñador que disfruta escribiendo y jugando. Con 5 añitos ya sufría mis primeros Game Over en una Master System y desde entonces no he soltado un mando o un teclado. Amante de cualquier plataforma en la que se puedan jugar joyas del videojuego y ansioso por convertir ese amor en una profesión. También se supone que soy comunicador audiovisual, escribo relatos para libros y hago un webcomic. Llego a este equipo a darlo todo y a compartir esta pasión con todos vosotros, compañeros y lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies