julio 17, 2019 4:03 pm

Análisis Days Gone – Dónde Sons of Anarchy se suma a The Last of Us

Days Gone portada.

Con la espera de la nueva generación enrareciendo el ambiente y la visión de un panorama en el que no se espera la salida de prácticamente ningún exclusivo más (tengamos en cuenta que esto nos lleva a antes del E3 y de confirmar la fecha de salida de Death Stranding) para despedir a la aún vigente, se puso a la venta el nuevo proyecto de Bend Studio. El desarrollo del mismo terminó de marcar el aire de desánimo que lo rodeaba volviéndose, al parecer, demasiado complicado para un estudio no especializado en grandes proyectos.

Ello concluyó en algún que otro retraso y en una campaña de marketing que no llegó a convencer a muchos fans ni a los profesionales del sector. Todo ello se sumaba a la muy manida ambientación postapocalíptica en mundo abierto que nos prometía Days Gone, cuyo leitmotiv, para más inri, es el de una epidemia zombi. Sin embargo, el videojuego ya se encuentra a la venta y finalmente podemos hablar de él como corresponde, tras habernos sumergido por completo en su mundo descubriendo al mismo tiempo tanto sus bondades como sus defectos. Os invitamos por lo tanto a descubrir la opinión que ha generado en nosotros tras nuestras largas sesiones con Days Gone.

Volvemos a vivir el fin del mundo propiciado por un apocalipsis zombi freaker

Days Gone puesto NERO

Anteriormente, hemos mencionado que el universo de Days Gone nos traslada a un mundo postapocalíptico que ha sido asolado por una debacle zombi. Sin embargo, desde antes de su lanzamiento los responsables del título trataron de alejarse de este último término completamente, argumentando la singularidad de sus “freakers” y alejándose así de los convencionalismos. Una vez habiendo probado el juego de primera mano, sí que debemos confirmar que dicha distinción se encuentra justificada, aunque tal vez no con la vehemencia con la que la defendían por encima de defender y vender de una forma mejor su producto.

Tal como fuere, la trama del título nos vuelve a narrar el fin del mundo tal y como lo conocemos, tras el estallido de una epidemia que convierte a las personas en criaturas dantescas cuya única voluntad es la de alimentarse de cualquier pobre víctima que acabe entre sus dedos. Sin embargo, esto tan solo conformará el epílogo de la historia de Days Gone, la cual más tarde nos hará viajar unos pocos años en el futuro para descubrir, también una vez más, una sociedad que se ha visto obligada a replegarse a unas limitadísimas fortificaciones que hacen las veces de asentamientos.

Days Gone Fortificación

El protagonista a través del cual nos situaremos en este universo que hemos descrito brevemente es Deacon St John, un miembro de la banda motera Mongrel Motorcycle Club, que ve cómo su mundo se derrumba de forma paralela al surgimiento de la infección. No en vano, es entonces cuando su mujer Sarah queda herida de gravedad y se ven obligados a separarse. Más tarde Deacon descubrirá que el helicóptero en el que la deja a ella para ser atendida sufre un accidente cobrándose la vida de todos sus pasajeros. Sin embargo, no acabará ahí nuestra travesía junto a Sarah, pues volveremos a ser partícipes de sus recuerdos sobre ella con flashbacks, con un estilo muy pausado y tan solo breve retazos de momentos jugables, ayudándonos así a empatizar con Deacon y con su pesar, pero rompiendo también el ritmo de la jugabilidad.

Con todo ello en sus espaldas, Deacon se apoya en su único amigo que parece quedar vivo, Boozer, para sobrevivir en este nuevo mundo en el que se ven atrapados. Su motivación inicial será la de viajar al norte en busca de algo más de paz, aunque, como es de esperar, este sencillo objetivo irá complicándose y cambiando a medida que encuentren obstáculos en su camino y se vean obligados a interactuar con el resto de supervivientes. Por supuesto, también irán apareciendo subtramas secundarias con diferente nivel de importancia (y de trabajo dedicado, todo sea dicho), que nos ayudarán a hacer más llevadera la historia.

No nos gustaría dejar aparcado este apartado sin hacer un especial hincapié en la crudeza que queda representada en todos los aspectos del juego. Desde la brutalidad que se ve obligado a ejercer el protagonista en determinadas ocasiones (a pesar del gran corazón que demuestra tener), hasta la necesidad de que todo el mundo (y con ello nos referimos a todo el mundo) trabaje para que lo que queda de sociedad perdure, pasando por muchos más detalles, que demuestran una y otra vez la dureza de la que hace gala el universo de Days Gone, convirtiéndolo en una experiencia muy creíble.

Days Gone combate

Una jugabilidad que ya nos conocemos pero con algunos añadidos muy interesantes

Toda esta trama queda enmarcada en una jugabilidad que ha bebido muchísimo de otros títulos de supervivencia en un mundo postapocalíptico como, por ejemplo, The Last of Us. La importancia de recolectar basura para recomponerla y crear así cosas útiles, la utilización de cualquier objeto parecido a un palo como arma cuerpo a cuerpo e incluso el sigilo y el combate contra determinadas facciones hostiles de humanos son prácticamente calcadas. Sin embargo, Bend Studio ha sabido adaptar todas estas mecánicas (y muchas otras nuevas que han añadido a la fórmula) de maravilla al universo de Days Gone, creando una experiencia no única, pero sí realmente placentera.

Uno de los mayores ejemplos de estas pinceladas que dan una personalidad única al título es la utilización de la motocicleta que se convierte en la mejor aliada de nuestro protagonista. Este a priori simple vehículo, no en vano, le permitirá a Deacon explorar, escapar y trasladarse de un lugar a otro, aunque a medida que avancemos en nuestra aventura también iremos añadiéndole nuevas utilidades. Sin embargo, no es en estos usos o características donde encontramos la primordial importancia que cobra la motocicleta. Y es que el vehículo cuenta con entidad propia y se convierte en uno de los aspectos más a tener en cuenta a la hora de plantearnos nuestro siguiente paso en la aventura. Deberemos tener en cuenta el nivel de “gasofa” del depósito y el estado del motor, y si algunos de estos dos indicadores se encuentra algo bajo será mejor tratar de subirlo antes de ir a destrozar otra horda de freakers o simplemente de continuar con nuestro viaje.

Days Gone viaje

No debemos desesperar si lo que deseamos es ponernos en busca de determinados elementos necesarios para crear armas (o reparar la moto), pues el juego se encargará de que el loot que podamos encontrar se ajuste a las necesidades del momento. Junto al insultante superávit de combustible repartido por el mundo, esta es una de las “trampas” más claras que hemos encontrado en el título. Evidentemente, es algo que se ha llevado a cabo a expensas del realismo del que, por otra parte, tanto puede presumir Days Gone. Sin embargo, también es una gran ayuda a la hora de que el juego no se transforme en una experiencia demasiado tediosa, pues se ha limitado mucho la capacidad de Deacon para acumular este tipo de elementos evitando así que los jugadores se olviden de registrar cada rincón que encuentren.

De esta forma también se ha favorecido que los jugadores nunca posean un verdadero armamento con el que liquidar fácilmente cualquier horda de freakers que encuentren en su camino. Ello convierte cada viaje en una experiencia única, pues estos seres poseen una inoportunidad que le añade un espectacular plus de imprevisibilidad a cualquier viaje. Algunas de las historias que nos hemos encontrado nosotros van desde un grupo de ellos que nos sorprenden por la espalda al oír nuestros disparos mientras nos enfrentamos a un campamento de saqueadores, hasta quedarnos sin gasolina mientras tratamos de huir de una gran horda de freakers. Estos son solamente algunos ejemplos de las muchísimas posibilidades que surgen de la excelente creación de un mundo que nos obliga a tener en cuenta incluso el clima antes de plantearnos continuar nuestro viaje o por cuál camino hacerlo.

Si anteriormente hemos hecho ya alusión a las diferentes subtramas que nos propone el juego, no es hasta ahora cuando deseamos inquirir en ellas para dejar claro que, desgraciadamente, no llegan a estar a la altura de la trama principal (la cual también presenta ciertos altibajos, pero se mantiene lo suficientemente interesante para mantenernos pegados a la pantalla). Estas, salvo en muy pocas ocasiones, suelen fundirse con los coleccionables más que representar el papel de una misión secundaria interesante. Es de obligada mención la existencia de algunos eventos de mundo libre, que aunque sí que llegan a romper la rutina también se vuelven demasiado simples y repetitivos.

Days Gone freakers

Un pulido cuestionable empaña levemente un apartado técnico por todo lo demás espectacular

Culmina Bend Studio todo este coctel con un apartado gráfico espectacular que nos regalará auténticas estampas a lo largo de nuestros viajes. El título se comporta de forma muy estable a pesar de contar con una calidad gráfica envidiable. Nos vemos obligados a hacer una merecida mención especial a las animaciones faciales, que convierten las cinemáticas en auténticos cortos que nos permitirán sumergirnos de lleno en la historia.

En cuanto al sonido, el título cumple a la perfección con el papel de ambientar la epopeya de Deacon, pero sin llegar a destacar sobre todo por lo inadvertida que pasa la Banda Sonora. Si de algo puede presumir el título en lo que a este apartado concierne, eso es sin duda en el doblaje (sobre todo) de los personajes principales, de entre los que destaca el de St John llevado a cabo por Claudio Serrano (conocido por doblar a Batman en la trilogía de Christopher Nolan).

En el lado contrario de la balanza de este apartado técnico, debemos mencionar la abundante cantidad de bugs que hemos encontrado durante nuestras sesiones de juego. La mayoría de ellos han sido solventados gracias a una velocidad de actualización que nos ha sorprendido: no en vano, en la corta vida que posee Days Gone ha recibido ya numerosas actualizaciones con este objetivo. Sin embargo, algunos continúan estando en el juego, afectando sobre todo a la IA de unos enemigos que no está muy elaborada ya de por sí (a excepción de la de los freakers, que a pesar de ser simple se comporta de una forma espectacular).

Days Gone paisaje

En conclusión

Somos conscientes de la relativamente mala acogida que Days Gone tuvo en medios especializados desde su lanzamiento. Y si bien es cierto que no se puso a la venta todo lo pulido que nos hubiera gustado (sobre todo por la existencia de frecuentes bugs), por nuestra parte pensamos que la propuesta jugable que propone merece completamente la pena. La trama no llega a ser su fuerte (sin desmerecer su papel, por supuesto), una posición que sí le otorgamos a las infinitas historias que pueden surgir de la excelente creación del mundo abierto. Todo ello sumado a una jugabilidad muy satisfactoria y a un apartado técnico que cumple sobradamente las expectativas (salvo por los ya citados bugs), crean una experiencia que nos regalará horas y horas, y más horas, de lidiar con inmensas hordas de freakers.

Historia - 73%
Jugabilidad - 85%
Gráficos - 87%
Sonido - 81%

82%

Somos conscientes de la relativamente mala acogida que Days Gone tuvo en medios especializados desde su lanzamiento. Y si bien es cierto que no se puso a la venta todo lo pulido que nos hubiera gustado (sobre todo por la existencia de frecuentes bugs), por nuestra parte pensamos que la propuesta jugable que propone merece completamente la pena. La trama no llega a ser su fuerte (sin desmerecer su papel, por supuesto), una posición que sí le otorgamos a las infinitas historias que pueden surgir de la excelente creación del mundo abierto. Todo ello sumado a una jugabilidad muy satisfactoria y a un apartado técnico que cumple sobradamente las expectativas (salvo por los ya citados bugs), crean una experiencia que nos regalará horas y horas, y más horas, de lidiar con inmensas hordas de freakers.

User Rating: Be the first one !

Acerca de GabiStark

Amante de la ciencia ficción y de los videojuegos, mundo en el que me inicié con una Sega Mega Drive, enganchado totalmente con el Final Fantasy 7, la saga que me enamoró. Desde entonces, siempre he llevado este mundo en las venas, orgulloso partidario de Sony, habiendo tenido todas sus consolas y disfrutado multitud de horas con ellas; y de PC, el cual también me ha dado mucho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies