septiembre 24, 2020 4:37 am

Análisis Wasteland 3 – El frío apocalípsis

Conforma tu grupo de Rangers. Elije a los mejores. Necesitarán estar a la altura de un mundo postapocalíptico plagado de peligros: animales con temibles mutaciones, facciones que intentan atraerte hacia sus intereses y aparentes amigos que antes o después pueden traicionarte. Estamos en el tiempo tras el juicio final.

Wasteland 3 - Arte conceputal

Un mundo hecho añicos

Arizona fue el escenario en el que se desarrolló  la anterior entrega que pudimos jugar en PS4. Ahora, en Wasteland 3, cambiamos aquellas tierras abrasadoramente áridas por las frías tierras – y no menos inhóspitas – de Colorado. Bajo la misma premisa (el mundo se ha ido al garete y múltiples facciones tratan de imponer su ley en la cantidad de territorio que les permiten otras facciones), comenzamos el juego como Ranger al mando de un grupo en formación, que tendrá que lidiar con las exigencias del “cacique” de turno, y tratar de abrirse camino sin enfadar demasiado al resto de grupos que pululan por la zona.

Estamos ante un RPG con alto componente táctico, y dado el clima social en el que nos moveremos, no tardaran en torcerse las cosas para que podamos comprobar de primera mano las mejoras incluidas en sus sistema de combate y gestión de nuestro grupo. En este juego es imposible “ser un santo”. Sí bien podrás mejorar tus relaciones puntualmente con alguna de las facciones, os conviene desechar cuanto antes la intención de mantener un equilibrio que os evite combates peliagudos. Esto es el yermo, y el peligro está al doblar cada esquina.

Cada vez más cerca del rol de lápiz y papel

Probablemente, lo mejor que puede decirse de Wasteland 3 es que han conseguido algo muy difícil de encontrar en otros RPG: que tus decisiones importen de verdad.  Muchos juegos se venden con esta premisa, y algunos lo consiguen parcialmente, pero Wasteland 3 es implacable en este terreno. Cada decisión tendrá su efecto, no lo dudes. Puede tardar más o menos, puede ser bueno o devastador, pero lo que hiciste en el pasado, volverá a ti.

Esto le otorga al título un componente de rol muy fiel a su vertiente de lápiz y papel, pues sabiendo que de tus acciones dependerá parte de tu futuro en el juego – en ocasiones, horas después -,  la tensión sobrevolará cualquier conversación, acción o combate.

Por lo demás, hemos notado mayor profundidad en la historia que se nos cuenta. Una historia oscura y de desesperanza, pero cargada, como en anteriores entregas, de humor negro y situaciones de lo más locas. En global estamos ante una de las campañas RPG más interesantes y que más nos han atrapado de los últimos años. Un absoluto vicio que te tendrá pegado al mando durante muchas horas.

Evolución, evolución y evolución

Es evidente que los desarrolladores de este título tienen clara una de las premisas básicas para mantener al jugador “enganchado” al juego. Más allá de que la trama sea interesante, el sistema de combate fluido (aunque con más de un problema, que comentaremos más abajo) y la ambientación esté conseguida, se necesita transmitir la sensación al jugador de que estamos construyendo personajes.

Contra la frustración de retos imposibles de abordar, no hay mejor sensación que la de estar evolucionando a tus personajes en la dirección deseada (querrás que uno sea el “cerrajero del grupo”, que otro se especialice en explosivos o, quizá, en primeros auxilios ), y convirtiéndoles en poderosos y versátiles luchadores.

Y Wasteland 3 hace esto como pocos. Con el equilibrio justo entre el esfuerzo necesario para conseguir experiencia, y las abundantes recompensas que esto te aportará. No sólo por los niveles que irás subiendo y las habilidades que conseguirás, si no porque además te harás con una buena cantidad de botines que podrás vender, utilizar, o emplear para mejorar las armas y armaduras que ya posees.

La banda sonora: un personaje más

Y es que probablemente, la música que acompaña al juego, sea uno de los apartados más brillantes del juego. Es más que evidente que han tratado con sumo cuidado el tipo de música que debe aparecer en cada fase del juego, consiguiendo que no moleste cuando debe ser secundaria, y que aparezca con protagonismo y entidad propia cuando el momento lo precisa.

Se me ocurren tres o cuatro combates de la campaña principal que he decidido cargar y volver a pasármelos simplemente por escuchar la canción en el momento más épico del escenario. Esto lo suelo hacer con las películas de Tarantino, y os aseguro que no es una mala comparación.

El lado más sombrío

Pero como suele suceder con todos los títulos por buenos que sean, siempre hay cosas “menos buenas”. En el caso de Wasteland, el apartado gráfico es uno de los puntos débiles (a excepción quizá de los efectos lumínicos, que sobresalen por encima del resto del apartado visual). A pesar de notarse un trabajo muy resultón en cuanto a ambientación y detalles de escenario, hay que reconocer que los modelados de los personajes y sus movimientos no están a la altura. Y es que parece que, al tratarse de un port de PC, parte del poderío gráfico se ha quedado por el camino.

Además, hay otros problemas que afectan más directamente a la jugabilidad como la imposibilidad de utilizar el viaje rápido entre puntos del mapa general, los erráticos movimientos de cámara durante el combate, o glitches inexplicables como que ciertos enemigos te puedan atacar o lanzar granadas a través de paredes. Este tipo de situaciones lastran la experiencia, ya que pueden echar al traste un planteamiento táctico brillante, y dar con tus huesos en el suelo.

En cualquier caso confiamos en la rápida intervención de los programadores para solucionar alguna de estas cuestiones con parches inminentes.

Conclusiones

Si disfrutaste con Wasteland 2 en tu PS4, ten por seguro que gozarás (más si cabe) con esta tercera entrega.  Un modo de viaje entre localizaciones mucho más inmersivo, un combate mejorado en parte (aunque con carencias), una trama y desarrollo de personajes de lo más profundo y rico, y sobre todo muchas, muchas horas de juego en una ambientación que te hará respirar la pólvora y sentir la desesperación del mundo en ruinas que te rodea. Y recuerda que esta nueva entrega añade la posibilidad de ser jugado en cooperativo con otro jugador a través de internet (el cooperativo local quizá llegue con la cuarta entrega, quién sabe).

Todos los defectos del juego (que los tiene) se verán reducidos a anécdotas si te dejas llevar por sus grandes momentos, su ambientación, su espectacular banda sonora, y las ganas de sentirte un supervivente con placa en las nevadas tierras de Colorado.

Jugabilidad - 85%
Gráficos - 65%
Sonido - 90%

80%

Pocos RPG tácticos te van a aportar más y mejores horas de apasionante aventura que Wasteland 3. Sus problemas gráficos y de depuración jugable no pueden competir con la bestial experiencia jugable que vivirás sacando adelante a tus personajes en un terrible mundo postapocalíptico.

User Rating: Be the first one !

Acerca de Rod

Apasionado de los videojuegos y los juegos de mesa a partes iguales. Mis géneros favoritos (lo notaréis) son los RPG, los Survival Sandbox y los juegos de conducción. Aunque sinceramente, puedo con todo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies