abril 19, 2021 11:06 pm

Análisis Narita Boy – Indie RetroWave con mucha acción 2D

Narita Boy, a través de crowdfunding en la conocida plataforma Kickstarter, se puso en marcha como un proyecto homenaje a la cultura pop de los videojuegos de los 80.

Studio Koba junto a Team 17 lanzán hoy este sobresaliente indie que es una mezcla de plataforma 2D, con mucha acción arcade, mucho y buen Pixelart y una gran banda sonora.

Acompañanos este análisis a través del Reino Digital y descubre el viaje de Narita Boy para ser uno de los títulos más importantes de este año.

Narita One, Reino Digital y !Narita Booooooy!

Con fuerte enfoque en los codigos, los scripts y todo lo relacionado con el trabajo de un desarrollo al uso, Narita Boy tiene una gran historia y un coherente lore.

Todo comienza en el estudio de un creador de videojuegos, en la ciudad de Old York. El Creador, así lo llaman en el Reino Digital, ha desarrollado una videoconsola: la Narita One. Pero, a pesar del gran éxito que alcanza este proyecto, hay un halo de misterio que envuelve a la figura de su creador.

Narita Boy, videojuego estrella de la consola en cuestión, tiene un éxito sin precedentes. Pero algo se tuerce dentro del código binario del juego. HIM, una entidad malvada aparece de nuevo en escena con el fin de borrar la obra del Creador y sus memorias.

Todo ello amenazará la existencia del Reino Digital y sus habitantes. Pero no todo está perdido. Para poder recuperar el control y que el Creador ponga orden de nuevo, Motherboard, el programa supervisor del juego, activa un protocolo que podría salvarlos a todos: el protocolo Narita Boy. Con esta sucesión de los hechos y debido al protocolo, un chico que es un ser absorbido por la consola y transportándose al Reino Digital. Este se convertirá en ¡Narita Boy!.

Tecno-espadazos a diestro y siniestro

El juego desde el principio nos muestra algo de esencia metroidvania 2D. Las conversaciones y los saltos a través de plataformas para buscar artefactos que nos abrán el camino, son el principal motivo de movimiento por el Reino Digital. A lo largo de las diferentes pantallas por las que iremos adentrándonos, Studio Koba ha sabido darle este toque de backtracking meclado con exploración que resulta ser uno de los pilares fundamentales de la jugabilidad de este título.

En este aspecto, es verdad que en ciertos puntos nos hemos desquiciado un poquito porque la entrada en alguna de las salas o ciertos escalones donde saltar nos han hecho comernos la cabeza más de la cuenta en la exploración comentada.

Pero Narita Boy no solo es un plataformas sino que cuando nos entregan el poder de la Tecno-espada y aparecen los primeros enemigos, el título incluye en su mezcla el aditivo perfecto que le da su verdadera esencia. Como define Studio Koba, el juego se convierte en un side-scrolling mystical techno-tale, con altas dosis de acción arcade y elementos clásicos de las plataformas 2D.

La jugabilidad es sencilla, no resulta nada complicado hacerse a los controles y memorizar los combos. Poco a poco, a medida que vayamos avanzando, iremos implementando las aptitudes de Narita Boy y sus habilidades ante el combate.

Podremos esquivar, lanzar ataques básicos con la espada, ataques cargados, ataques aéreos e invocar el poder del Tricroma –poder místico de los haces de luz de las diferentes casas: rojo, azul y amarillo–. También podremos lanzar algún ataque a distancia, además de curarnos –todo esto siempre que nuestras barras medidoras tengan suficiente carga, y a medida que vayamos haciendo más ataques sencillos se irán llenando–.

Unos enemigos muy variados dentro del Reino Digital

Como hemos comentado, existen muchos personajes involucrados en nuestro viaje. En cuanto al resto de personajes con los que podremos interaccionar son por ejemplo Motherboard, que nos irá ayudando a medida que avancemos, explicándonos qué debemos hacer en determinadas ocasiones.

En otras circunstancias, serán los propios habitantes los que interaccionen con nosotros y nos den o bien tecno-llaves, o bien pistas para conseguirlas. Y también disfrutaremos de alguna subtrama, pudiendo tener como opciones llevar a cabo algún objetivo extra.

Pero no todas estas tareas serán sencillas. Tendremos a un elenco muy amplio de enemigos que tratarán de chafarnos la aventura. Studio Koba derrocha imaginación y creatividad en este apartado encontrandonos todo tipo de enfrentamientos que le dan una variedad al juego exquisita. Tendremos además, jefes finales que nos harán sudar un poquito, a veces con escenarios propios (agua, pasillos estrechos, trenes…) y otras inmiscuidos tras un buen ejército de enemigos. Pero nos harán disfrutar de un buen juego de acción arcade.

En cuanto a la dificultad, ésta se irá incrementando de manera gradual. A medida que avancemos, se irá aumentando conforme adquirimos habilidades. Si bien es cierto que, aunque hayamos perdido toda la vida, siempre podremos “Rest in Power”, y empezar desde el último autoguardado o punto de control más reciente.

MUCHO pixel-art y MUCHO sintetizadores.

Si la trama y la jugabilidad nos han encandilado desde el minuto cero. Todo lo relacionado con el diseño artístico del videojuego es en sí una maravilla. Una oda a aquellas horas de recreativos en nuestra más inocente niñez.

Hay todo un lore detrás del Reino Digital de Narita Boy, muy cuidado y trabajado hasta en los pequeños detalles. Lo que más destacan son las texturas y la iluminación hechas en un sobresaliente Pixelart. En apenas 10 horas que dura el juego, abordaremos un número importante de diferentes escenarios (sin que al igual que los enfrentamiento) no se repita ninguno. Bosques, ciudades tecnológicas, lagunas, valles y desiertos.

En cuanto a la estética, encontraremos sobretodo muestras de un reino digital al más puro estilo synthwave o retrowave –con neones, láseres, haces de luz y a tope de Tricroma–. Aqui abstenganse fotosensibles porque el juego no para de palpitar y fundirnos con sus destellos.

Dos de los puntos que salen de este entorno tan ochentero, son el mismo Narita Boy, desarrollado bajo un estilo más minimalista y en color gris y las escenas donde se nos muestran los recuerdos del Creador tienen un tono bastante diferente empleando colores más blancos y grises. Además, veremos muchas referencias a elementos de la cultura japonesa.

Todo ello y para finalizar viene acompañado de un juego totalmente traducido al castellano y que va acompañado de una banda sonora a la altura. El apartado sonoro –junto con el gráfico– es uno de los que más destaca en Narita Boy. La música, con esa esencia de los sintetizadores analógicos y al estilo synthwave, nos va acompañar durante toda la aventura. Según el enemigo al que nos enfrentemos, ésta irá cambiando, haciendo que la dosis de acción sea inmejorable. 

Conclusión

Narita Boy Main Theme

Narita Boy es un indie que se ha convertido en una gran sopresa (que por nuestra parte se veía venir) y en uno de los mejores títulos que ha pasado este año 2021 por nuestra redacción.

Esa acción desenfrenada con espadazos en 2D, su gran ejecución y los pequeños detalles asociados al combate han hecho que lo hayamos disfrutado cantidad.

Un lujo acompañado por una gran estilo artístico, una gran banda sonora y una entretenida historia que nos ha hecho ir de aquí para allá, con el carismático personaje Narita Boy, con la unica intencion de ir descrubriendo más y más del Reino Digital del juego.

Historia - 80%
Jugabilidad - 85%
Gráficos - 90%
Sonido - 90%

86%

Narita Boy , a través de crowdfunding en la conocida plataforma Kickstarter, se puso en marcha como un proyecto homenaje a la cultura pop de los videojuegos de los 80.

Plataformas con acción 2D con toques metroidvania al estilo PixelArt que como define Studio Koba, se convierte en un side-scrolling mystical techno-tale, con altas dosis de acción arcade y elementos clásicos de las plataformas 2D.

User Rating: Be the first one !

Acerca de borjasnake1

Se presenta un gran sonyer, amante de Metal Gear Solid. Ya desde pequeño con la primera Play y muy vinculado al resto de consolas. Usuario semiactivo de Youtube y Twitch. "No tengo pasado, tampoco tengo futuro, sólo vivo el presente". Snake

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies